Ante el anuncio de las nuevas restricciones que adoptó el Gobierno debido al crítico panorama sanitario, el Sindicato de Trabajadores de Juegos de Azar (ALEARA) expresó su rechazo a la medida ya que, entre otras determinaciones, establece el cierre de bingos y casinos.

Desde el gremio afirman que las restricciones implicarán la suspensión de 800 trabajadores del sector, y que están evaluando llevar adelante una jornada de lucha para pedir la reactivación del rubro.

En esa línea, el delegado Germán Martínez declaró: "No lo hemos tomado muy bien porque sentimos que la actividad vuelve a ser discriminada. Hay locales y lugares que tienen un mínimo de aforo, pero la única que va a estar cerrada es el bingo y el casino. Por ende hay suspensión de aproximadamente 800 trabajadores, salvo técnicos y recaudadores".

"Presentaremos notas al intendente de General Pueyrredon haciéndoles conocer esta situación de sentirnos discriminados y que se cumplen los protocolos, como así también se la presentamos a Santiago Cafiero, al Gobernador y a Carlos Bianco", afirmó en diálogo con CNN Radio Argentina.

Asimismo, el delegado aseguró que necesitan volver a trabajar, aunque sea con un aforo mínimo, ya que dicho rubro es la única actividad cerrada hoy en la provincia de Buenos Aires. "Esta película ya la vimos el año pasado y no va a ser por sólo 15 días: fuimos los primeros en cerrar y los últimos en abrir", concluyó Martínez.