La obra social de los trabajadores estatales porteños ObSBA está al borde de la quiebra y su desaparición. Sin servicios médicos por falta de pago y una deuda astronómica que superaría los 4.000 millones de pesos, fuentes que tienen acceso a la información de su directorio aseguran que la situación es inducida por el propio jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta. Ya a principios de marzo, Data Gremial informó que estaría avanzando en un plan de intervención total de la entidad por parte del ejecutivo porteño con el objetivo de cerrarla definitivamente.

Para lograrlo –según pudo averiguar Data Diario- cuenta con una ayuda inconmensurable: Alejandro Amor, hoy número dos del gremio SUTECBA y legislador porteño del Frente de Todos, pero siempre muy cuestionado por sus fuertes vínculos con el macrismo.

En concreto, la estrategia que involucraría al ex “Defensor del Pueblo” porteño sería a tres puntas: por un lado, en sus “charlas” con el alcalde porteño “filtra” toda la información interna importante del gremio y de la obra social.

Por otra parte, luego de acercarse nuevamente al eterno mandamás del SUTECBA Amadeo Genta –según las fuentes consultadas Data Diario-, Amor lo comenzó a cercar para tamizarle la gravedad de los conflictos que se suceden a diario y, en definitiva, neutralizar así su capacidad de respuesta.

“El problema es que Genta siempre pensó que él controlaba a Amor. Eso pudo haber ocurrido durante un tiempo. Pero ahora sucede todo lo contrario. Es Amor quien lo controla y le vende ‘un diario de Yrigoyen’ que le impide ver la real dimensión del desastre actual. Lo tiene totalmente cercado”, le comentó a Data Diario un dirigente muy cercano a la estructura de mando del SUTECBA.

La tercera parte del plan tendría que ver con una estrategia de desgaste a través del impulso de una incipiente y cada vez más activa oposición, que trata de visibilizar a diario el deterioro de las prestaciones de la obra social y el descontento entre sus trabajadores y afiliados.

Alertan que Larreta avanzaría en el cierre de la obra social de los estatales porteños: cuestionamientos al rol de Alejandro Amor

En ese sentido, dentro del círculo de poder de los municipales crece la idea de que detrás de ese armado crítico opositor estuvo Amor, en un intento de buscar limar la imagen de Genta todos los días.

Al respecto, la Agrupación Celeste emitió un elocuente comunicado en su sitio web, donde sugería que Amor volvía al ruedo del sindicalismo “por la natural desconfianza que genera la actual dirigencia y el malestar existente entre las y los trabajadores”, blanqueando así que para el mencionado sector que el dirigente resulta “confiable”.

Incluso, más atrás en el tiempo (octubre de 2020), “La Celeste” había publicado un comunicado para desmentir una nota de otro portal de noticias sindicales donde se refirió a Amor como “un dirigente importante por su reconocida trayectoria sindical y política, y además creemos que es uno de los pocos dirigentes más respetables y destacables de nuestro sindicato”.

La suma de todos estos factores juega a favor del objetivo de Rodríguez Larreta, que pronto declararía la inviabilidad de la continuidad de la obra social.

¿Alejandro Amor y Horacio Rodríguez Larreta cada día más socios?
¿Alejandro Amor y Horacio Rodríguez Larreta cada día más socios?

¿El eterno equilibrista o “el más macrista de todos los kirchneristas”?

Si bien Amor fue legislador porteño por el kirchnerismo entre 2011 y 2013 y actualmente por el Frente de Todos, conocidos son sus vínculos de estrecha cercanía con el PRO. Al punto que tuvo que dejar de lado sus aspiraciones para conducir la obra social de los municipales porteños ObSBA por sus compromisos políticos con funcionarios del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta.

En ese sentido, esa sabida su relación de amistad con Cristian Ritondo –públicamente reconocida por ambos- y con Néstor “el turco” Abbas, principal operador en las sombras e íntimo amigo del alcalde porteño.

Ritondo y Amor, confesos "grandes amigos".
Ritondo y Amor, confesos "grandes amigos".

Por último, una anécdota que pinta de cuerpo entero el accionar “equilibrista” de Amor. En diciembre de 2013 renunció a su banca por el kirchnerismo en la Legislatura porteña para ocupar el cargo de Defensor del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires.

En dicha ocasión, y a pesar de haber negado un acuerdo con el PRO, se jactó de que “es la primera vez que un defensor es elegido por unanimidad”. Tras cartón, durante el acto de asunción, el entonces legislador Ritondo le dio un prolongado y efusivo abrazo a su amigo Amor.

Un plan en marcha y sus objetivos finales

En proceso de vaciamiento desde el año 2008, Rodríguez Larreta –como se dijo- se encaminaría a cerrar definitivamente la ObSBA.

La intención de Larreta sería pasar a los trabajadores de la obra social a distintas áreas del Gobierno de la Ciudad. Y a los que no se pueda, ya que se desempeñan en ámbitos que tienen que ver con empleos de los rubros privados de la obra social, como los trabajadores de los hoteles, directamente echarlos (cerca de 400).

“A muchos los intentará pasar a los distintos CGP. Eso sería una degradación laboral absoluta para los trabajadores de la obra social. A eso sumale a los que directamente cesantearía”, comentó la fuente consultada.

Por otro lado, los aportes salariales de salud de los trabajadores serían derivados a una empresa de medicina prepaga con el cual el ejecutivo porteño estaría en tratativas.

¿Qué pasaría con el prestigioso Sanatorio Méndez administrado por la ObSBA? Al dejar de existir la obra social, Rodríguez Larreta lo “municipalizaría” y pasaría a ser un hospital más dentro de la órbita del Gobierno de la Ciudad. Y ya se sabe cuál es la realidad en esos centros de salud…

¿Por qué se dice que ahora la intervención sería total?

La ObSBA fue creada en 2000 como Ente Público no Estatal. Y pese a contar con una organización mixta con capacidad de derecho público y privado, y con autarquía administrativa y económico-finaciera, Mauricio Macri logró desarticular esa estructura y desde el año 2008 mantiene intervenida a medias la obra social (hasta ahora permitía que el gremio integrara la mitad del directorio).

Pero lo grave es que desde entonces la autarquía de la obra social quedó soslayada y la intrusión del ejecutivo porteño fue total. Actualmente tiene a su cargo las órdenes de pago de compra y de contratación; los fondos de la gerencia administrativa; realiza la auditoría de los balances anuales; y todas las decisiones tomadas en los últimos años, que llevan a un proceso de privatización del organismo; situación que se profundizó en ambas gestiones Rodríguez Larreta, y que se hizo más notoria desde el comienzo de la pandemia cuando se multiplicaron las consultas médicas.

Un ejemplo concreto de la tercerización que sufre la entidad, se da directamente en la atención del sistema de emergencias que actualmente maneja la privada de asistencia médica Vittal, una empresa contratada por ObSBA que tiene a su cargo el socorro ambulatorio de todos los trabajadores y trabajadoras estatales porteños.

Durante la pandemia, la empresa se negaba a entregar una certificación médica para presentar en medicina del trabajo, hecho que provocó varios descuentos salariales ante la imposibilidad de poder justificar los días de reposo.

El ejecutor del vaciamiento que renunció

Semanas atrás, se produjo la renuncia de quien era vicepresidente de la obra social y sindicado como uno de los principales responsables de su situación actual: Walter Correa.

Como ya informara Data Diario en junio de 2021, Correa, fue nombrado por el alcalde de CABA violando incluso la ley porteña.

Es que el ex chofer de Larreta fue designado en tres oportunidades en el directorio de la obra social, cuando en verdad solo puede estar durante dos mandatos frente a la misma, según lo establece el Artículo 7 de la Ley 472 de CABA.

Correa, ex chofer de Larreta, señalado como uno de los ejecutores de las graves irregularidades que le atribuyen a la obra social y la empujaron a su situación actual.
Correa, ex chofer de Larreta, señalado como uno de los ejecutores de las graves irregularidades que le atribuyen a la obra social y la empujaron a su situación actual.

Además de las “compras fantasma” que le sindican a Correa y que serían la mayor causante de la grave situación de la obra social, también se lo acusa de otras irregularidades que van desde presentar libros contables ilegibles a planillas confeccionadas en Excel (lo cual no tiene valor legal alguno), pasando por un ocultamiento absoluto de la administración del patrimonio de la obra social.

Una nueva designación con suspenso y sospechas

Una vez que se concretó el alejamiento de Correa, Rodríguez Larreta designó a Agustina Olivero Majdalani, la hija de la ex Subdirectora de la AFI (Silvia Majdalani) acusada en las causas de espionaje ilegal, como nueva Vicepresidenta de la ObSBA.

La decisión se publicó el de 2 mayo en el Boletín Oficial porteño a través del Decreto N.º 155/22, fechado el pasado 27 de abril y que lleva las firmas del Jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, del ministro de Hacienda y Finanzas, Martín Mura y del Jefe de Gabinete de Ministros, Felipe Miguel.

Lo que despierta sospechas es que si bien Majdalani figura en su cargo en la página oficial de la ObSBA desde entonces, -según pudo saber Data Diario- se presentó solo una vez a las reuniones de directorio de la obra social.

Agustina Oliverio Majdalani, junto a Larreta. A la flamante Vicepresidenta de la ObSBA se la vio en una sola reunión del directorio y luego nunca más. Misterio...
Agustina Oliverio Majdalani, junto a Larreta. A la flamante Vicepresidenta de la ObSBA se la vio en una sola reunión del directorio y luego nunca más. Misterio...

“Apareció una sola vez y está todo muy enrarecido. Si bien uno podría apuntar a que tendría que ver con la polémica que despertó su designación por ser hija de una de las personas más complicadas en la causa por espionaje, la realidad tiene más que ver con la caótica actualidad de la obra social y las internas del macrismo”, apuntó la fuente con acceso a información de primera mano del directorio de la obra social.

Se viven horas de máxima tensión para los trabajadores de la obra social de los estatales porteños, quienes están sumamente atentos a qué desenlace puede tener todo este polvorín en las próximas semanas.