Héctor Daer, cotitular de la CGT y líder del Sindicato de Sanidad, compartió un relevamiento de la UNI Global Union junto a la Confederación Sindical Internacional (CSI), cuyos resultados afirman que Argentina encabeza el ranking de países que más apoyo otorgaron a los trabajadores durante la pandemia, y sostuvo que esa realidad “no fue casual, sino que representa un logro a partir del trabajo conjunto entre la central obrera y el Gobierno”.

“Nuestra mirada de protección hacia lxs trabajadorxs es única en el mundo. Somos el país que más medidas tomo para preservar el empleo y para cuidar a la población ante el impacto del Covid-19. Felicitaciones a lxs que trabajamos para hacer esto posible”, afirmó el dirigente.

Según el informe, llamado "Covid-19: Una enfermedad ocupacional", los primeros cinco países del ranking fueron Argentina, Austria, Suecia, Francia y España. Asimismo, el análisis clasificó 181 respuestas gubernamentales a la pandemia y la Argentina encabeza el ranking en relación con el apoyo otorgado a los trabajadores en la crisis.

En tanto, el estudio arrojó que el 98% de los trabajadores del mundo no reciben el subsidio por la enfermedad, el reemplazo de salario y los beneficios sociales para soportar la grave pandemia de coronavirus. Además, clasificó niveles de compensación laboral, programas de seguridad social y sistemas de salud pública en 181 jurisdicciones nacionales y regionales, incluyendo 124 países, 37 estados de Estados Unidos, 13 provincias y territorios canadienses y 7 estados australianos, en tanto las 10 jurisdicciones mejor calificadas -que incluyó a Argentina, Massachusetts, New Hampshire y Nueva Jersey- ofrecen el mejor apoyo para los trabajadores afectados por el virus, aunque son el 2 por ciento de la población activa.

Al respecto, Christy Hoffman, Secretaria General de la UNI Global Unión, declaró: "Aun reconociendo el Coronavirus como enfermedad ocupacional, los gobiernos a menudo niegan los beneficios porque los trabajadores no pueden demostrar que lo contrajeron en el empleo. Para resolver el problema, el 6% de las jurisdicciones estudiadas adoptaron presuntas leyes o políticas que significan suponer que la enfermedad se contrajo en el trabajo".

Cabe mencionar que sólo diez jurisdicciones (5,5%) recibieron las calificaciones más elevadas, en tanto el subsidio de enfermedad está disponible en 104, lo que significa que casi el 43 por ciento de los trabajadores no tiene acceso a la licencia por enfermedad remunerada.

“Los gobiernos le fallan a los trabajadores de primera línea al obligarlos a asumir cargas físicas, psicológicas y financieras de la Covid-19 por su cuenta, y son a menudo mujeres, migrantes y personas de color que no deberían tener que elegir entre su salud personal y financiera”, concluyó Hoffman.