La Central General de los Trabajadores (CGT), la entidad de representación obrera de la Argentina comenzó esta mañana a delinear su futuro con una reunión clave de unos cien delegados congresales que participarán del Comité Central Confederal en la previa de la renovación de autoridades, prevista para noviembre.

El Comité Central Confederal de la CGT comenzó a sesionar este miércoles a partir de las 11, donde los congresales deben definir las reformas estatutarias, si deciden reiterar el esquema de conducción tripartita, y la incorporación del cupo femenino, entre otros temas.

Por otra parte, tendrán que confirmar si está en pie la marcha del 18 de octubre para conmemorar el Día de la Lealtad Peronista, por el 17 de octubre.

Otro de los temas en agenda tiene que ver con el debate el conflicto de encuadramiento sindical entre el Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata) que lidera Ricardo Pignanelli y el Sindicato de Trabajadores de Estaciones de Servicio y Garagistas, que conduce el cosecretario general de la CGT, Carlos Acuña, por los trabajadores de estaciones de servicio de las rutas de la provincia de Buenos Aires.

Esos trabajadores están encuadrados en el SMATA, pero desde hace tiempo el gremio de los garagistas reclama su pertenencia a su organización sindical, algo que deberán debatir los congresales a partir de esta mañana.

"No es posible que un Confederal, que es una instancia política de debate profundo analice un conflicto de encuadramiento entre dos organizaciones hermanas", señaló el metalúrgico Antonio Caló, sin apoyo en su postura.

Como clave, una de las reformas estatutarias por debatir tiene que ver con la futura conducción, en el caso de que continúe el triunvirato, el tipo de conducción que más voluntades acarrea.

Si se mantiene, se prevé que continúe Héctor Daer, mientras que por los gremios industriales, sería el metalúrgico Antonio Caló y el tercer secretario general sería para algún dirigente de los gremios del transporte.