Este miércoles en la Universidad Nacional de Lanús (UNLa) se llevó a cabo una nueva charla en el marco del ciclo de conferencias "La dolarización a debate: Perspectivas del mundo del trabajo".

Durante el encuentro debatieron Walter Correa, secretario general del Sindicato de Obreros Curtidores (SOC); Héctor "Gringo" Amichetti, secretario general de la Federación Gráfica Bonaerense (FGB); y Daniel Daporta, titular de la seccional Avellaneda de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM).

En el ciclo, que tuvo cita en el Aula Magna Bicentenario del edificio José Hernández de la casa de Altos Estudios, Pablo Narvaja, el vicerrector de la Universidad, hizo un homenaje al dirigente recientemente fallecido, Victorio Paulón, referente de los trabajadores metalúrgicos y fundador de la CTA y destacó que fue de aquellas personas que dieron su vida por la causa. "Nunca dejó la lucha por el movimiento obrero", expresó.

Luego profundizó en el compromiso de la UNLa "con la unidad entre la universidad y los movimientos de los trabajadores organizados". "Esta Universidad se fundó para ponerse al servicio de solucionar los problemas nacionales y para luchar contra la colonización mental. Como universidad de trabajadores tenemos que construir desde nuestra mirada interna la visión de la realidad. Esta es la casa de trabajadores y trabajadoras", destacó.

Respecto al curso enfatizó que decidieron enfrentar el tema de la dolarización porque se ve "una amenaza a la soberanía, a la Justicia social y a la independencia económica". "Valoramos la formación ciudadana en nuestra universidad porque algunos nos quieren más consumidores que ciudadanos", completó. 

La dolarización a debate: perspectivas del mundo del trabajo

Luego fue el turno de Daniel Daporta, titular de la UOM Avellaneda, que enfatizó en la importancia en la capacitación de los trabajadores ante el crecimiento de la industria y el avance de la tecnología 'que cada día nos quita puestos de trabajo". "Estamos ante una situación económica complicada por la inflación. Desde la organización estamos trabajando para actualizar nuestro convenio colectivo porque la tecnología avanza y los puestos de trabajo quedaron muy deteriorados", insistió.

"Vamos a tener buenos resultados en este nuevo mandato con Abel Furlán pero tenemos que trabajar para capacitar a los trabajadores y trabajadoras para afrontar este mundo global", cerró.

Por su parte, Walter Correa, tras destacar a los dirigentes presentes, agradeció a la casa de altos estudios porque "esta universidad siempre nos dio el apoyo a los trabajadores y trabajadoras cuando las papas quemaron". "A nosotros se nos complica como trabajadores industriales hacer la dolarización: para nosotros es dólar Fondo Monetario Internacional", enfatizó.

En esta línea, apuntó que "hoy el tema se instaló en un debate desde los medios masivos y monopólicos y de los libertarios anarquistas y desde Juntos por el Cambio". Mi posición como laburante es manifestar que asociamos dólar como moneda imperial y la imposición es el FMI", ratificó.

En esta línea, planteó "qué sería si se implementa la dolarización" y puntualizó: "No resuelve los desequilibrios macroeconómica, ni tampoco para el déficit fiscal; no paga la deuda, se incrementa el poder de la banca privada, se produce pérdida de soberanía y la Argentina pierde el poder para controlar su moneda".

Por último, remarcó que "cómo lo dijo otro metalúrgico 'hay que crear una moneda regional' y fue Lula que nos dejó en claro que no hay camino que no sea peleando".

Por último, fue el turno de Héctor Amichetti que también destacó que la UNLa permitió el debate de los trabajadores y trabajadoras y la definió como una universidad con el pueblo adentro. El dirigente comenzó haciendo referencia al caso de Ecuador con la dolarización y se refirió a uno de los impulsores de ese plan que cuando la Argentina invertía en la salud por la pandemia del COVID-19 decía que quebrábamos la economía argentina, "un claro desprecio de la vida humana y la muestra que es puramente materialista".

En este sentido, apuntó que en Argentina esta idea está encarnada en Patricia Bullrich y que "quieren llevar a nuestro país a la condición de protectorado".