El conteo oficial de votos de las elecciones nacionales de la Asociación del Personal de Dirección de Ferrocarriles y Puertos Argentinos (APDFA) se convirtió en un escándalo tras la comprobación que se violó la urna de la Seccional Atlántico Sur Tierra del Fuego, en la que las actas de escrutinio indicaban 26 votos a favor de la Verde y Blanca y 2 para el oficialismo.

Al momento de la apertura de la urna, se certificó que las boletas a favor de la lista Verde y Blanca eran la mitad de las que figuraban en el escrutinio provisorio que había sido avalado por las autoridades de dicha mesa. También se rompió la cadena de custodia que vino en poder del Presidente de Mesa, jubilado de la Seccional Sarmiento, Carlos Moreno, convocado especialmente por la lista Gris para esa labor.

En este marco, la lista Verde y Blanca, que lleva como candidato a secretario general a Leonardo Salom, se encuentra redactando una denuncia penal contra la autoridad de la mesa de la seccional fueguina, además que enviará a certificar que las firmas sean las originales. 

Mas irregularidades

Sumando irregularidades, se suspendió nuevamente el recuento oficial de votos, dejando en evidencia que el oficialismo continúa dilatando las definiciones de los resultados electorales, por tercera vez desde que se cerraron los comicios, en el que los datos provisorios que surgen de las actas de escrutinio dan por ganadora a la lista Verde y Blanca por 821 votos contra 809 de la lista Oficial.

Además de dilatar el recuento, desde el espacio de Salom afirmaron que "la estrategia del oficialismo encabezada por la apoderada de la lista Gris, se basa en la impugnación sistemática de urnas favorables a la Verde y Blanca sin fundamentos legales". "Esta práctica tiene la finalidad de obstruir el reconocimiento del resultado electoral favorable a la Verde y Blanca y llego al ridículo de impugnar la Seccional ferroviaria de Rosario donde los datos provisorios le dieron a favor del oficialismo. Horas después, se retractaron de esta última impugnación demostrando su grado de confusión y desesperación", lanzaron en un comunicado.

"Este escenario de violación de urnas y dilatación del escrutinio hace que se pierdan las garantías de la seguridad del resto de las urnas que quedan exclusivamente bajo la custodia del Oficialismo", apuntaron de la lista Verde y Blanca.

"Con 1600 votos por contar y 46 mesas de votación, es inadmisible las demoras en el proceso de escrutinio. Esta situación solo deja a las claras la intención del oficialismo de no reconocer el resultado electoral y reproducir en el conteo oficial las mismas irregularidades que ejercieron en el proceso electoral", cerraron.