A pesar de los diversos fallos adversos, la actitud antisindical de la empresa Maycar S.A., propietaria de la cadena de supermercados mayoristas Vital, no cesa. Muy por el contrario: se intensificó. Tras más de un año de tensión con la Asociación del Personal Profesional y Jerárquico de Comercio (APPyJC) por persecuciones y hostigamientos a trabajadores, despidos con causas inventadas y hasta un lamentable episodio de represión con dirigentes detenidos, ahora la firma redobla la apuesta y está intentando desvincular nuevamente a un delegado que la Justicia obligó a reincorporar a fin de año, según denuncian desde el gremio.

Se trata de Alejandro Ocampo, un gerente de la sucursal Avellaneda que Vital había despedido con una causa inventada tras ser elegido delegado sindical y que, luego de una cautelar tramitada por el abogado del gremio, Hugo Antonio Moyano y mediante un juicio sumarísimo, la Sala VIII de la Cámara Nacional de apelaciones le ordenó a la compañía reincorporarlo.

Sin embargo, el trabajador denunció que el fallo no sólo no se ha cumplido, dado que está realizando tareas que no son las que le corresponden a su cargo, si no también que “iniciaron las maniobras” para volver a desvincularlo

“Soy gerente y la firma pretende que cumpla funciones como jefe en un área de facturación. Está muy claro que consideran que ahí será más fácil inventarme causas para sancionarme con la intención de despedirme de nuevo”, relató Ocampo en diálogo con Data Gremial.

Ocampo ingresó a trabajar a la empresa un mes antes del inicio de la pandemia por COVID-19 y fue durante los meses de aislamiento cuando observó “maltratos e insultos” hacia los empleados jerárquicos, por lo que se postuló como delegado de los trabajadores. 

Tras esa medida, la empresa le “ofreció una salida”, pero este se opuso. “Por negarme, la empresa me empieza a perseguir, a armar causas inexistentes. Tomamos medidas de fuerza tanto en Avellaneda como en otras sucursales manifestando las falencias, el hostigamiento y las extensas jornadas laborales”, añadió el gremialista. 

Una estrategia persecutoria al descubierto

Para la APPyJC, gremio que conduce Gastón Gallo, está claro que el ensañamiento de Vital con Ocampo tiene que ver con que fue el primer jerárquico de la compañía que “osó” en sindicalizarse. Y no solo eso: a partir de su férrea defensa de los derechos de sus compañeros, Ocampo se convirtió en el principal referente sindical en la cadena.

Por lo cual, se desprende que la firma considera a Ocampo un “obstáculo” para imponer sus políticas laborales persecutorias y degradatorias.

De hecho, la compañía –siguiendo esa línea- también comenzó a hostigar y sancionar al resto de los delegados sindicales.

En ese sentido, Martín Fonseca, secretario gremial de la APPyJC, reveló el objetivo de fondo de la compañía: “Esta maniobra de Vital es claramente para poder desestabilizar al gremio y al compañero Ocampo”, afirmó. Pero a la vez advirtió: “No va a suceder, ya que él tiene claro el rumbo y sabe que va dar la lucha junto a la organización sindical”.

En ese sentido, Fonseca ya realizó una serie de denuncias antes las autoridades de aplicación y comentó que el gremio intensificó en los últimos días las visitas a las distintas tiendas de la cadena para repudiar este accionar antisindical, darle mayor visibilidad a la situación y corroborar el trato a cada uno de los trabajadores jerárquicos

Cúmulo de prácticas aberrantes

Fonseca también denunció que a la mayoría de los trabajadores jerárquicos no les pagan el total de las horas extras, domingos y feriados. Hecho que fuera advertido por Ocampo y que motivara el inicio de la persecución en su contra.

“Ahí empezaron los aprietes hacia todos los compañeros de la sucursal de Avellaneda, con un modus operandi que se utiliza desde hace tiempo. Por ejemplo, los citan por reunión de trabajo a las oficinas de la central donde se encuentra el directorio de Vital y luego los aprietan para que renuncien o arreglen su salida de la empresa por la mitad de lo que les corresponde”, relató el dirigente.

Y agregó: “Esta es una práctica común en Vital y lamentablemente hay compañeros terminan arreglando su desafectación porque les inventan causas; les envían capturas de pantallas de las cámaras de seguridad advirtiendo que los vigilan constantemente, cuando esos dispositivos deberían estar para prevenir delitos dentro del salón, no para perseguir a trabajadores”.

Fonseca y Gallo, secretarios Gremial y General de Jerárquicos de Comercio, respectivamente.
Fonseca y Gallo, secretarios Gremial y General de Jerárquicos de Comercio, respectivamente.

Sin embargo y a pesar de estos permanentes intentos de condicionar el accionar sindical, desde Jerárquicos de Comercio avisan que no retrocederán un solo centímetro en los reclamos y en su defensa de los trabajadores.

“Lamentamos estas actitudes y modos de la empresa. Pero está más claro que nosotros como organización vamos a dar la pelea y estar siempre al lado del trabajador jerárquico. Y alertamos a la Vital que decline su actitud ante el compañero Ocampo, porque vamos a realizar las medidas necesarias para defender los derechos de los trabajadores”, concluyó Fonseca.