Mientras la Argentina atraviesa uno de sus períodos de salarios en dólares más bajos de los últimos tiempos, la pre-candidata a diputada de la alianza neoliberal Juntos por el Cambio, María Eugenia Vidal, presenta una polémica propuesta para reducir el desempleo juvenil.

La ex-gobernadora bonaerense propuso reducir a la mitad de un salario mínimo la remuneración de los jóvenes.

Cobrando esa miserable cantidad, la dirigente opositora sostiene que habrá mayores incentivos de las empresas para contratar jóvenes.

“Otra propuesta es que nuestros jóvenes tengan la mitad de un salario mínimo cuando entran a trabajar”, planteó Vidal en declaraciones televisivas.

“Va en la línea de que nuestro sector productivo se recupere”, explicó la ex-gobernadora:

Según la lógica de la pre-candidata, que los jóvenes sólo perciban la mitad de un sueldo (que representa solamente un décimo de lo que ella cobrará como diputada) servirá para reactivar y dinamizar el sector productivo, tan golpeado por la pandemia.

Vidal propone bajar los sueldos de los jóvenes a la mitad

Vale remarcar que la propuesta laboral de Vidal de remunerar la mitad del salario mínimo representaría $13.608 para julio, $14.040 para agosto y $14.580 para septiembre, según los montos establecidos para el salario mínimo por el Ministerio de Trabajo en la Resolución 6 publicada en el Boletín Oficial el pasado 7 de julio ($27.216 a partir del 1 de julio; $28.080 desde el 1 de agosto y $29.160 a partir del 1 de septiembre).

La propuesta de la exgobernadora mantendría los salarios para los jóvenes cómodamente por debajo de la línea de la pobreza. En julio, un "adulto equivalente" (varón adulto) necesitó $21.869 para abastecer sus necesidades fundamentales, tanto alimentarias como no alimentarias. Mientras que una familia "tipo" (de dos adultos y dos niños) necesitó $67.577 para no ser considerada pobre (INDEC).

La idea de campaña de Vidal para ingresar al Congreso dialoga con el concepto de “encuadramiento ético” del expresidente Mauricio Macri, quien en 1999 pidió “bajar los costos” y allí incluyó a los salarios como una de las variables. “Para volver a hacernos competitivos nosotros tenemos que encontrar un encuadramiento ético en el cual cada uno esté dispuesto a cobrar lo mínimo que le corresponde por lo que hace”, había dicho el fundador del PRO.

Macri llevó a la práctica esa noción. En sus cuatro años de gestión, el salario mínimo medido en dólares sufrió una contracción del 55%, al pasar de USD 589 en diciembre de 2015, a los USD 268 cuando dejó el gobierno, según un informe de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV).

Vidal se calzó la “mochila” empresaria

La que salió a responder estas declaraciones fue Fernanda Vallejos, la legisladora del Frente de Todos.

En otro tramo de la entrevista televisiva, Vidal había remarcado que otra de sus “principales propuestas es que las PyMEs sean exceptuadas de impuestos por cada nuevo trabajo que tomen durante dos años, de impuestos al trabajo”. Así sintetizó la dirigente su iniciativa para este sector clave del entramado productivo y el empleo.

Vallejos enlazó el tema anterior con este y le respondió: “Más la ‘mochila’ de la UIA, ¡bingo! Una empresa despide sin causa a un trabajador con antigüedad, sin indemnizarlo. En su lugar, contrata un joven por 2 años a $13.608 sin pagar aportes, a los dos años lo echa, contrata a otro y así. Macri avisó: ‘los salarios son un costo más’”.

Tweet de Fernanda Vallejos