Luego de la protesta realizada hace catorce días a pocos metros del ingreso al Aeropuerto de Ezeiza, los trabajadores desvinculados de Latam Argentina se concentraron ayer en el Obelisco para marchar hacia el Ministerio de Transporte de la Nación en busca de una respuesta sobre su continuidad laboral en la empresa.

Mediante un reciente comunicado, los empleados exigen su estabilidad laboral con el mantenimiento de los derechos convencionales actuales. De esta manera, declararon: “Nos movilizamos una vez más por la continuidad laboral. Llegada las fechas festivas, las familias aeronáuticas de LATAM seguimos en la total incertidumbre respecto de nuestro futuro”.

“Denunciamos que todo esto sucede mientras la compañía sigue lucrando y operando en los cielos argentinos, demostrando total impunidad y desprecio por la legalidad laboral local. Al incumplimiento de los fallos por pago íntegro de salarios se agrega ahora el no pago del aguinaldo”, agregaron en la misiva.

Además, denuncian que la firma aérea puso en marcha ciertos mecanismos de extorsión para imponer su falso plan de “retiros voluntarios”, con el objetivo de lograr un “plan de vaciamiento corporativo”. Al respecto, los empleados afirmaron: “Cualquier acuerdo o compromiso debe ser llevado a cabo con participación del colectivo de los trabajadores del rubro, a saber, las verdaderas víctimas de la pandemia empresaria”.

Asimismo, Martín Tomé, tripulante de cabina y delegado gremial por la Asociación Argentina de Aeronavegantes, argumentó: “Al comienzo de la pandemia eran 1.715 las personas empleadas. De marzo a la fecha, pese a que LATAM no despide de manera directa sino ofreciendo despidos voluntarios, quedan aproximadamente 490”.

“Por eso nos movilizamos. Nuestro objetivo es obtener precisiones respecto de nuestros puestos de trabajo”, concluyó el delegado.