Martín Guzmán, Ministro de Economía, manifestó su apoyo aprobación la ley para blanqueo de capitales, que contiene incentivos tributarios para aquellos que canalicen sus ahorros en inversiones destinadas a la construcción.

“La construcción es un motor potente para dinamizar la economía y generar empleo, con impacto transversal en diversas cadenas productivas. Hoy, el Senado convirtió en Ley por unanimidad la iniciativa enviada por el Ejecutivo para impulsar la industria de la construcción”, señaló.

De este modo, Guzmán detalló que las inversiones en nuevas construcciones serán eximidas del pago del impuesto sobre Bienes Personales durante dos años y obtendrán crédito fiscal igual al 1% del desembolso.

Asimismo, la ley también establece una adecuación y diferimiento del Impuesto a las Ganancias e Impuesto sobre Transferencia de Inmuebles, adaptando el monto imponible a su evolución en términos reales, y alineando los momentos del pago y de la percepción de los ingresos por la inversión.

“Este proyecto se suma a diversas iniciativas del Gobierno Nacional para promover la actividad económica y la generación de trabajo”, sostuvo el funcionario.

En tanto, quienes declaren la tenencia de moneda nacional o extranjera y la destinen a la construcción, normalizando su situación frente al fisco, se les cobrará un único impuesto y se le concederá un bloqueo fiscal respecto a la eventual omisión de impuestos sobre esos fondos.

Por otro lado, el sector empresario también celebró la iniciativa aprobada. El presidente de la Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO), Iván Szczech, afirmó que la iniciativa “servirá para impulsar el desarrollo del sector, recuperar puestos de trabajo perdidos y lograr mayor oferta de viviendas. Estos son los incentivos que la industria de la construcción necesita para fortalecerse, generando mayor inversión y mayor actividad económica, y en consecuencia más empresas y más empleo formal”.