Durante su 64° Congreso Anual Ordinario, la Unión de Recibidores de Granos y Anexos (URGARA) habló sobre la realidad del sector y manifestó la necesidad de reducir la jornada laboral a seis horas. “Es nuestro objetivo buscar la reducción de la jornada de trabajo a seis horas, tal como lo fue históricamente. Queremos reivindicar ese derecho, lo que permitirá mejorar la calidad de vida de nuestros trabajadores, en aspectos tan importantes como la salud, el descanso, el esparcimiento y generar más puestos de trabajo”, declaró Pablo Palacio, líder del gremio.

“Reafirmamos nuestro compromiso para mejorar el salario de nuestros trabajadores, manteniendo el nivel de discusión en paritarias y tratando de que se reconozca la función e importancia de nuestros trabajadores en la cadena de valor; buscamos que la inflación no dañe nuestros salarios”, agregó.

Asimismo, el dirigente cuestionó el rol de los empresarios agroexportadores y disparó: “El sector agroexportador, que ha sido beneficiado por la suba del dólar, la suba del precio de la soja, la baja de las retenciones, con cosechas que cada vez son más importantes en toneladas, debe reconocer el esfuerzo de sus trabajadores”.

Durante el encuentro, Palacio se refirió a la situación económica actual y destacó que “en estos momentos vemos como los efectos de la crisis impactan directo en la clase obrera, expulsando cada vez más personas del mercado de trabajo, aumentando la desocupación, profundizando la precariedad y el trabajo no registrado, produciendo una caída estrepitosa del salario real”, al tiempo que advirtió que “no vamos a aceptar salarios empobrecidos y menor cantidad de puestos de trabajo, exigimos lo que nos merecemos”.

Por otro lado, el titular de URGARA habló sobre el plano político del sector y manifestó su compromiso “firme e inalterable en la búsqueda de la unidad del movimiento obrero, en la CGT y las 62 organizaciones y las organizaciones que nos contienen en actividades conexas refiriéndonos a la CATT y a la FEMPINRA”. En esta línea, Palacio pidió al Gobierno Nacional que “no deje pasar esta oportunidad histórica de reparar el tejido social roto por políticas económicas neoliberales y se inicie el proceso real de reconstrucción de nuestro país en el camino del trabajo y la producción sin antinomias ni grietas absurdas”.

Del encuentro participaron los 32 congresales e integrantes de la Comisión Directiva Nacional, directivos de Seccional y Delegados Regionales, junto con los veedores del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación.