Desde la asunción de Alberto Fernández, el mandamás de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) Claudio “Chiqui” Tapia pasa por sobresaltos. En el Gobierno, no le tienen confianza y algunos no le perdonan su vínculo con el macrismo

Una muestra de ello es que ni si quiera consiguió una foto mano a mano con el Presidente. El último desplante fue hace tres semanas cuando desde Presidencia de la Nación lo dejaron afuera del cónclave entre el Fernández y el titular de la Conmebol, Alejandro Domínguez, cuando aún se negociaba que la Copa América se dispute en territorio argentino. Tapia escupió bronca luego de quedarse afuera de Olivos.

Pero ese desaire tenía una explicación. En los últimos meses, el "Chiqui" perdió un apoyo clave: el de Hugo Moyano. Su suegro o ex suegro, le soltó la mano por motivos futboleros y familiares.

El líder camionero está convencido que a Independiente lo perjudican los arbitrajes, tanto en el fútbol local como en Conmebol.

Pero la queja no es solo en Independiente. Pablo Moyano denunció la semana pasada una campaña de la “AFA macrista” contra el Club Deportivo Camioneros, que milita en el Federal A, categoría que comanda la mano derecha del Chiqui en Viamonte, Pablo Toviggino.

El número dos de camioneros, quien tiene históricas diferencias familiares con su cuñado Tapia, había organizado una marcha a la sede de la AFA para protestar contra los arbitrajes y disparó munición gruesa contra Tapia y Toviggino en redes sociales. 

A raíz del momento complicado por la pandemia y para evitar aglomeraciones, Pablo dio marcha atrás horas antes y postergó la marcha. La realidad es que también se había enterado de la maniobra que Tapia y Toviggino le habían armado: los esperaban con un “operativo policial”.

De todas maneras, en las últimas horas, encontró la manera de “pegarle” a Tapia donde más le duele: como vicepresidente de Independiente, le pidió a Marcelo Tinelli una reunión. Rápido de reflejos –como siempre-, el presidente de la Liga Profesional, aceptó enseguida la invitación y se fue raudo hasta la sede porteña de camioneros en la calle San José. 

Desde las redes oficiales del sindicato (Infocamioneros) informaron esa reunión con un título sugestivo: “Una foto vale más que 1.000 palabras”

Sucede que Tinelli y Tapia se distanciaron definitivamente desde fines del año pasado cuando el presidente de AFA empezó a ver que el conductor tomaba más protagonismo que él en el fútbol. “Chiqui” terminó transformando esos fantasmas en realidad y hoy Tinelli es su enemigo principal, el hombre que lo puede sacar del sillón que era de Grondona.

Infocamioneros

Charla con sintonía plena

Según pudo reconstruir Data Gremial, la conversación fue amena y bien futbolera, de rosca. En el encuentro, Moyano lanzó una frase fulminante con ánimo de dictamen: “Tapia ya no es nuestra familia”

Eran exactamente las palabras que Tinelli quería oír. Además, Pablo dio a entender que la intención de Hugo es que la familia siga en Independiente y que ya se empiezan a preparar para las elecciones de fin de año. 

Un dato no menor: se comprometió a ir él mismo a las reuniones en la Liga en Puerto Madero. “Yoyo (Maldonado) va a seguir yendo a Madero, pero yo me voy a dar una vuelta”, dijo el dirigente camionero.

El conductor televisivo avanza. Se reunió en la quinta de Olivos con el presidente Alberto Fernández quien le dio su bendición para ir por el sillón de la calle Viamonte. Ahora, encima, tiene luz verde de parte de la familia Moyano. Ni más ni menos…