Este viernes se llevó a cabo el acto que tenían previsto los trabajadores de la fábrica incendiada de Bimbo en San Fernando, en la zona norte del conurbano. Allí expusieron que están decididos a pelear por conservar sus puestos de trabajo y plantearon alternativas para que la empresa no lo deje en la calle.

“En la audiencia expresamos que queremos los puestos de trabajo. Podemos ser redistribuidos entre las tres plantas que tiene Bimbo en Pilar, Villa Tessei y General Rodríguez tranquilamente y no quedarnos en la calle”, planteó Damián Alschuk, delegado de la comisión interna de Bimbo San Fernando a Periódico El Roble.

El delegado manifestó que no se trata de una cuestión de recursos económicos: “Un mes antes del incendio la producción venía a pleno, incluso los compañeros estaban haciendo horas extras. Había aumentado mucho la producción al conseguir un contrato nuevo con la cadena de comidas rápidas Mc Donald’s”.

Alschuk, por otra parte, afirmó que el incendio sólo destruyó el 60% de la planta, que el otro 40 “quedó intacto” y que lo que no hay es voluntad de la empresa de redistribuir a los 300 trabajadores mientras reconstruye lo que se perdió.

“Sabemos que van a cobrar un seguro importante de millones de dólares y creemos que es suficiente, por lo menos para iniciar la producción con lo que quedó de la planta. En 20 días podría estar operativa pero no hay voluntad de la patronal de conservar los puestos de trabajo”, explicó.

También recordó que a una semana del inicio de la pandemia pararon porque consideraron que producir medialunas no era esencial “pero el Gobierno le dijo a la patronal que somos esenciales. Entonces, sí somos esenciales, ¿por qué hoy somos descartables?”, se cuestionó.

Bimbo, por su parte, se comprometió a gestionar ante su casa matriz de México la “reubicación” del personal mayormente encuadrado en el convenio de los pasteleros y aseguró que va a “analizar los montos abonados en concepto de indemnizaciones”.