Desde hace una gran cantidad de años, la clase trabajadora argentina no se siente para nada representada por los dirigentes sindicales que han pasado por la conducción de la CGT.

Sí recordamos entrañablemente, la gestión que sí tuvo al frente, por ejemplo, un gran dirigente gremial que encabezó la CGT, como fue Saúl Ubaldini.

Pero con el devenir del tiempo (excepto durante la conducción de Hugo Moyano en la CGT), la clase trabajadora y también los jubilados, no solo han visto perder derechos y conquistas laborales adquiridos, sino que además no se han alcanzado nuevos logros para estos sectores.

En la actualidad tenemos a nivel nacional, una CGT con tres Secretarios Generales, lo que es un verdadero despropósito.

Claramente la gran mayoría de los trabajadores se sienten representados por uno de ellos, el compañero Pablo Moyano (Camioneros).

En la práctica habría que preguntarse: ¿Dónde se ha visto que un cuerpo, pueda funcionar bien con tres cabezas?

La CGT debe tener un solo conductor.

Lamentablemente, esta histórica Central Obrera (y fundamentalmente quienes la encabezaron), han usado esta importante estructura de los trabajadores más para hacer desde allí política partidaria, que política sindical.

Se ha militado más para dirigentes políticos y gobiernos, que para la clase trabajadora y los jubilados.

Es inaceptable que el pueblo trabajador y los propios jubilados, sigamos aceptando que esto siga siendo así.

Analicemos juntos.

¿Qué proyectos ha presentado la CGT para crear trabajo registrado y digno?

¿Qué proyectos ha presentado la CGT para reconvertir todos los planes sociales en trabajo digno y que incorpore a millones de argentinas y argentinos dentro del sistema? Hubo algunas mentes brillantes internas, que propusieron la incorporación de los movimientos sociales a la CGT. Proponer eso, o apoyar la reforma laboral macrista es prácticamente lo mismo. Pues un dirigente sindical que se jacte de ser peronista, debe impulsar la devolución de la dignidad a través del trabajo y no de planes sociales.

¿Qué proyectos presentó la CGT para combatir el trabajo no registrado en toda la República Argentina?

¿Qué gestión hizo la CGT para que la clase trabajadora y los jubilados, tengan todos ingresos por encima de la canasta básica total, y que dejen de seguir siendo pobre millones de ellos?

¿Qué reclamo hizo la CGT para que el gobierno baje notablemente la inflación, con un plan económico que deje de usar de variable de ajuste a los trabajadores y a los jubilados?

¿Qué reclamo hizo la CGT para que se elimine definitivamente la aplicación del impuesto a las ganancias a quienes trabajan y a quienes se han jubilado?

¿Impulsó la CGT los proyectos de leyes que se presentaron en el Congreso, en Legislaturas, y en Concejos Deliberantes que beneficien al trabajador (violencia laboral, alimentación saludable, carrera laboral, paritarias, entre otros)?

Nada de esto ha sucedido, debido a que la agenda de la CGT es más política partidaria, que sindical. Si quieren hacer política partidaria, dejen los cargos de la CGT a quienes quieran desde allí, devolverle la dignidad al pueblo que trabaja y a quienes se jubilaron.

Esto demuestra que el sistema de elección de sus autoridades es un rotundo fracaso.

Se debe modificar el mismo, si queremos que la CGT funcione como debe ser.

Hay quienes seguimos apostando un voto de confianza a nivel nacional al compañero Pablo Moyano.

Quien conduzca la CGT debe ser elegido por el voto directo de la clase trabajadora

Somos muchos compañeros y compañeras, quienes estamos convencidos de que él debe ser el único conductor.

Pero a Pablo no le va a alcanzar solamente tener a algunos referentes sindicales alrededor de él.

Si toma la decisión, creemos que debe convocar a todas las autoridades de sindicatos con Personería Gremial, con Simple Inscripción Gremial, con dicho trámite en curso, a los máximos referentes de agrupaciones sindicales de norte a sur y de este a oeste de nuestra Nación; para elaborar, proyectar, impulsar y lograr que se aprueben distintas soluciones a problemáticas estructurales de la clase trabajadora y de los jubilados. 

Como muchos diríamos, Pablo Moyano tiene que empezar a abrir la cancha y a convocar a todas a todos (no sólo a su mesa chica).

En la provincia de Córdoba, por otro lado, existen buenas Secretarias y Secretarios Generales.

A futuro próximo, se estaría definiendo un nuevo Secretario General de la CGT Sin lugar a dudas, suenan muchos nombres.

Personalmente, creo que hay un compañero que cuenta con todos los méritos para ser Secretario General de la CGT en Córdoba (de ser posible), por su intachable trayectoria, por el consenso que tiene no sólo en sus bases sino también en las de otros gremios,  por su honestidad,  su incansable gestión, por su nivel de vida, siempre se caracterizó su humildad, por ser un dirigente gremial combativo e independiente de la política partidaria, trabaja a la par de sus compañeras y compañeros, me refiero a Héctor Miguel Arias quien es el Secretario General del Sindicato de Peones de Taxi de Córdoba.

Quien conduzca la CGT debe ser elegido por el voto directo de la clase trabajadora

Insisto, estoy absolutamente convencido de que para que algo cambie para mejor en la vida de nosotros, quien conduzca la CGT debe ser elegido por el voto directo de la clase trabajadora exclusivamente.