Malestar sindical por diversas notas periodísticas que hablan de salarios y cargos en dependencias públicas

Distintos gremios salieron al cruce de versiones sobre los sueldos de algunos organismos, que superan a los privados, así como el nombramiento de personal. Quieren generar un “escenario anti estatal”.

En los últimos días, una serie de notas periodísticas pusieron en debate los salarios que pagan algunos organismos del Estado nacional. Como ya hicieron en otras oportunidades, medios opositores al gobierno nacional criticaron los montos de los haberes en entidades como la AFIP o el PAMI, y mostraron como en algunos casos hay salarios que alcanzan el millón de pesos mensuales. Además, anunciaron la incorporación de personal, en especial en puestos jerárquicos, con vinculaciones con espacios integrantes del Frente de Todos.

Estas noticias, que se dieron con curiosa sintonía casi al mismo tiempo en medios como Clarín, Infobae o La Nación+, generaron malestar de los gremios estatales, que salieron al cruce de estas versiones, y las calificaron de “fake news”. En este sentido, dijeron que se trata de “operaciones” para intentar imponer un “escenario anti estatal”, que permita el achicamiento de la administración pública de darse un triunfo opositor en las próximas elecciones.

Una de las notas la publicó el diario Clarín, que bajo el título “Los salarios del sector público entre los más altos: ANSES paga en promedio $1 millón”, donde con datos supuestamente oficiales aseguró que los sueldos de esa y otras dependencias del Estado se lograron mejoras por encima de los privados.

En este sentido, se recalcó que “hay 15 dependencias que pagan a sus 74 mil empleados salarios brutos -promedio ponderado- superiores al millón de pesos”. Entre las nombradas están la propia AFIP, la cancillería y el ANSES, entre otras. En este sentido, desde ATE Capital cruzaron la información, que también fue reproducida por Infobae.

En un posteo en sus redes sociales, recalcaron que “la realidad es que aún en nuestros mejores escalafones, los salarios no cubren la canasta básica. Quedamos miles por debajo de la línea de pobreza”, y se recordó que el año pasado “publicaron la misma nota y la desmentimos rápidamente. ¿Podrán, aunque sea hacer una nota nueva?”, se preguntaron.

En este sentido, agregaron que “quienes mostraban los aplausos en pandemia, ahora piden ajuste”. “El 100 por ciento de nuestros salarios se va en alimentos y alquiler, queremos recuperar salario y continuar ejerciendo políticas públicas a favor del pueblo”, se quejó la entidad sindical.

Para Juan Manuel Sueiro, secretario Adjunto de ATE Capital, se intenta crear un “clima anti estatal”. “Para nosotros estas notas intentan configurar un escenario que tiene que ver en primer lugar con atacar al empleo público, pero que de fondo tiene que ver con atacar al Estado y las políticas públicas”, destacó el dirigente, ante la consulta de Data Gremial.

Respecto a la finalidad de estas notas, Suairo analizó que “los trabajadores del Estado somos polea de trasmisión de las políticas de los gobiernos”.

Además de criticar a los medios hegemónicos que publican este tipo de material, afirmó que estos ataques “tienen cono antecedente lo que pasó entre el 2015 y el 2019, con la gestión de Mauricio Macri y sus aliados”. “Nosotros también tenemos un saldo acumulado, que tiene que ver con la organización ante estos ataques, y advertimos que no vamos a tolerar ningún tipo de desmembramiento, achique o reducción de personal, no importan el espacio político que plantee el despido de trabajadores y trabajadoras del estado”, insistió Sueiro.

Fake news

Por su parte, otro gremio estatal salió al cruce de dichos similares, en este caso realizados en el canal La Nación+, donde se habló los salarios que se cobran en distintas entidades de la administración pública. “Repudiamos enérgicamente y exigimos derecho a réplica sobre la información falsa en relación a los salarios de los trabajadores y las trabajadoras del sector público, que divulgaron, entre otros, los periodistas Luis Majul, Luis Novaresio y Marina Calabró”, dijeron desde la Asociación Gremial de Abogados del Estado (AGAE).

En un documento, al que tuvo acceso Data Gremial, la entidad se quejó que “de manera irresponsable y tendenciosa intentaron instalar en la agenda pública un debate falso basado en información sesgada”.

En ese programa televisivo, los periodistas reprodujeron los datos dados por los diarios, a partir de datos de la Base Integrada de Empleo Público (BIEP).

Nuevamente quienes desarrollamos con orgullo nuestro trabajo y profesión en el Estado nos vemos siendo blanco de un ataque que tiene como finalidad estigmatizarnos y responsabilizarnos de los problemas de nuestra sociedad, ocultando de esta forma las verdaderas responsabilidades de los sectores de poder concentrados”, se quejó la entidad liderada por Rubén Ramos.

En rigor de verdad, y en base a la información oficial de acceso público que cualquiera puede encontrar en el SINEP, la AGAE recalcó que “los salarios promedio de nuestro sector no logan alcanzar ni el 20 por ciento de lo publicado en los medios de comunicación”. “La diferencia entre su relato y la realidad es directamente proporcional a la falta de ética periodística con la que se manejan”, concluyó la entidad sindical.

Nombramientos en el PAMI

En tanto, una tercera entidad sindical rechazó dichos periodísticos, en este caso del diario la Nación. Se trata de la Unión de Trabajadores del PAMI (UTI), que calificó de “mentira” una nota de tapa del pasado 14 de mayo, donde se expresa que “La Cámpora busca sumar al PAMI más empleados”.

El plantel de trabajadores no solo no subió, sino que “bajó de 16 mil empleados a 12.800 en la actualidad”, destacó la entidad gremial de la obra social nacional. Mediante un comunicado, explicó que “de todos modos no forman parte del Estado Nacional”. “El PAMI no es del Estado, los empleados nos regimos por la Ley de Contrato de Trabajo, los fondos del Instituto son provistos por todos los trabajadores en actividad y por los Jubilados y Pensionados. Por lo que no forman parte del Estado Nacional”, señaló la UTI.

El sindicato que encabeza Osvaldo Barreñada señaló que “en la actualidad hay déficit de personal, sobre todo en las agencias del interior del país y en los efectores propios”, y recalcó: “repudiamos enérgicamente la maliciosa desinformación a la opinión pública vertida por estos medios periodísticos”. Añadió que “el plantel del Instituto bajó de un tope de 16 mil empleados a 12.800 en la actualidad” y sostuvo que “aproximadamente 5 mil de estos empleados de PAMI, pertenecen a efectores propios, como Policlínicos PAMI I y II de Rosario, Hospital Milstein (ex Francés), Hospital Houssey (Mar del Plata), guardia propia (ambulancias, residencias propias (geriátricos)”. En este sentido ratificaron que “no hubo nombramientos en los últimos tres años”.

TEMAS DE NOTA
TEMAS DE NOTA