El consejo directivo de la Confederación General del Trabajo (CGT) anunció que hará una reforma en sus estatutos que ampliará la participación de mujeres del 30% al 50% a partir de su próxima renovación de autoridades prevista para el 11 de noviembre. Aunque el cambio ya fue anunciado, hay gremialistas que quieren debatir cómo se implementarán las modificaciones.

El objetivo de que las mujeres ocupen la mitad de los espacios directivos en la central sindical significa duplicar la cantidad de integrantes en el consejo que pasará de 35 a 70 miembros según informaron.

El miércoles fue el primer debate presencial en la sede de la CGT, desde que llegó la pandemia del coronavirus, y continuará el martes 24 de agosto para formalizar la convocatoria del Comité Central Confederal para el 22 de septiembre, así como el llamado al Congreso Nacional de elección de autoridades para los próximos cuatro años, que será el 11 de noviembre.

En el encuentro previsto para el martes, se profundizará el debate sobre las reformas al estatuto de la gremial, en la que trabajan varios especialistas y asesores legales. En 2002, se ordenó que la participación de las mujeres fuera del 30% a través de la Ley de Cupo Sindical Femenino 25.674.

La nueva meta del 50% de participación implica ampliar el número de directivos y cada gremio que integre la conducción tendría dos representantes en el órgano colegiado.

Actualmente, no se cumple con el cupo establecido para las mujeres.
Actualmente, no se cumple con el cupo establecido para las mujeres.

No se cumplió la normativa de 2002

Aunque la ley sancionada en 2002 estableció un cupo de 30% como mínimo para las mujeres en las negociaciones colectivas y para las listas eleccionarias de los sindicatos, esto no se está cumpliendo, ya que solo ocupan el cargo dos mujeres: Noé Ruiz, secretaria de Igualdad de Oportunidades y Género, y Sandra Maiorana, secretaria de Salud.

Vanesa Siley, diputada nacional por el Frente de Todos y secretaria general del Sindicato de Trabajadores Judiciales (Sitraju), se refirió a la necesidad de que las mujeres tengan cargos de conducción en sus gremios y en la CGT.

Añadió que se especificó un cupo de al menos el 30% en los cargos titulares. O sea, de los 35 actuales en el consejo directivo de la CGT, entre 11 y 12 que deberían ser para el sector femenino.