La Asociación Argentina de Aeronavegantes confirmó públicamente que se pueden ocasionar serie de inconvenientes operacionales debido a problemas de gestión en la programación y armado de las tripulaciones en las tres flotas de aeronaves que Aerolíneas Argentinas tiene.

El sindicato que conduce Juan Pablo Brey dio a conocer la situación mediante una carta, en la que se detallan los inconvenientes actuales, los que pueden ocasionarse y que de todo está relacionado con la gestión y no con lo que genera la pandemia.

Aeronavegantes hizo pública la delicada situación operacional de Aerolíneas Argentinas ante el Covid-19

A continuación, el texto completo:

Los efectos de la Pandemia y las restricciones sanitarias ya son conocidos por todos nosotros. De hecho, los tripulantes de cabina hemos dado sobrada muestra de nuestra predisposición para ayudar y acompañar a la empresa en tan singular escenario.

Sin embargo, el imprevisible ambiente de trabajo actual no es sólo consecuencia del súbito aumento de contactos estrechos y contagios.

Como Sindicato, hemos dedicado muchísimo tiempo y energía a trabajar sobre las problemáticas que nos afectan a los tripulantes, sin encontrar una respuesta acorde por parte de la compañía.

El descontrol operativo producto de las constantes y antojadizas modificaciones sobre las programaciones, genera no sólo un enorme malestar en nuestro colectivo, sino también un alarmante desequilibrio en nuestra dotación.

Durante este último tiempo, hemos propuesto a la compañía discutir la industria que se viene, con enorme responsabilidad y abiertos a proyectar nuestra actividad con una mirada de largo plazo.

En este momento, la dotación de B737 se encuentra sobreexigida innecesariamente. Desde hace más de un año (inmediatamente después de la fusión) venimos exigiendo a la empresa la habilitación en esa aeronave para quienes vuelan el Embraer E190.

Sabiendo de antemano que la operación de dicha aeronave se vería notoriamente limitada durante algunos meses, a esta altura es una incógnita si la negativa a concretar esas habilitaciones es por inoperancia, intencionalidad o simple desidia.

Esta situación pudo y debió haberse evitado.

Tal como están dadas las cosas, las 3 diferentes dotaciones que conforman nuestro colectivo (A330, B737 y E190) se encuentran, por diferentes razones, desbalanceadas en cuanto a su carga de trabajo, afectando no sólo la equidad en el reparto de esa carga de tareas, sino también condiciones de trabajo y proyección de carrera.

Es imperativo que la empresa utilice de manera más eficiente los recursos humanos con los que cuenta, dado que esto es lo que define directamente la estabilidad y la calidad de vida para nuestros compañeros y compañeras. Adicionalmente a lo expuesto, la compañía continúa demorando los nombramientos comprometidos para los y las comisarios del área internacional e intenta programar actividades basándose en interpretaciones unilaterales de una nueva normativa aeronáutica (Decreto 877-21) sobre cuya impugnación nos encontramos trabajando.

Los responsables de conducir la compañía tienen que comprender que el esfuerzo y la colaboración deben ser recíprocos. Los tripulantes de cabina necesitamos que se concreten las gestiones llevadas adelante por nuestros representantes, para trabajar de la mejor manera posible.

Por todo esto, y más que nunca, no duden en contactarse con sus delegados ante cualquier duda respecto a la actividad asignada, reglamentaciones y límites. Juntos debemos hacer evidente que es por la enorme predisposición y profesionalismo extra que ponemos en nuestro trabajo, que la operación en este contexto es sostenible.

Apelamos al buen juicio de la empresa, para llegar a un entendimiento sólido y de largo plazo.

Para concluir, los Aeronavegantes advertimos que no nos haremos responsables de los problemas operativos, demoras o cancelaciones que esta negligente gestión de los recursos pueda ocasionar de aquí en adelante.

COMISIÓN DIRECTIVA ASOCIACIÓN ARGENTINA DE AERONAVEGANTES

JUAN PABLO BREY, SECRETARIO GENERAL