El gremio que dirige Roberto Fernández acordó “una marcada reducción de servicios” junto con la Cámara del Transporte de la Provincia de Buenos Aires (CTPBA), la Asociación Argentina de Empresarios del Transporte Automotor (AAETA) y la Cámara Empresaria del Transporte Urbano de Buenos Aires (CETUBA).

Esta reducción en el servicio de transporte se debe a la necesidad de hacer frente al pago de haberes del mes de noviembre, y para ello se subraya la necesidad de recibir los subsidios por parte del Gobierno. De este modo, las entidades recordaron que durante el último acuerdo paritario en el cual se acordó un incremento salarial del 30%, también se estableció “el compromiso del Estado de acompañar esa decisión mediante la provisión de los fondos correspondientes, lo que no ha ocurrido hasta el presente”.

En esta sintonía, las empresas del sector sostuvieron que, a partir de hoy, realizarán una marcada reducción de servicios para “dar la cobertura posible con el nivel de ingresos de que disponen”. Asimismo,  aseguraron que “no cuentan con la totalidad del personal por efecto de la pandemia, honrando así su condición de servicio esencial”.

Para concluir, desde la UTA advirtieron con un posible paro a nivel nacional si no obtienen respuestas.