Antonio Caló, Secretario General de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), habló sobre el aumento en el precio de los alimentos y aseguró que “para controlar este desmadre de precios, el Gobierno tiene que actuar”.

“La CGT y los gremios estamos de acuerdo con lo que había trazado el Gobierno nacional, que era el 29% de inflación y el 29% de los salarios más un 4%, pero en esta situación, como vienen enero, febrero y marzo, se puede desbordar”, sostuvo.

De este modo, el dirigente afirmó que “la inflación es el impuesto más distorsivo de los trabajadores”, al tiempo que agregó: “Ojalá que sea del 29% y que vaya bajando progresivamente”.

Frente a este escenario, Caló ponderó el rol de los sindicatos frente al acuerdo de precios y salarios: “Pusimos la mejor voluntad. Ahora tenemos que ver la voluntad de los empresarios”. En esa línea, añadió: “Nosotros, los gremialistas, siempre vamos a bregar para que baje la inflación”.

Cabe mencionar que la rama de bebidas y alimentos volvió a aumentar superando el Índice de Precios al Consumidor (IPC) que mide el INDEC, con una alza del 3,8%. De este modo, el rubro volvió a superar el índice general de inflación.

Para concluir, el líder metalúrgico anticipó que si la inflación supera lo establecido por el Gobierno nacional, “los sindicatos se van a tener que sentar nuevamente” para debatir al respecto.