En plenas negociaciones paritarias y tras seis años de debates internos, la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) plasmó hoy con una serie de reformas estatutarias que podrían generar un efecto dominó en otros sindicatos. El 53° Congreso Extraordinario aprobó, por mayoría absoluta, la reforma estatutaria para “establecer paridad de género, limitar las reelecciones a dos mandatos y lograr una mayor descentralización y territorialización, con más desarrollo federal y democracia sindical”.

ATE es el gremio estatal con mayor presencia territorial: cuenta con 300.000 afiliados en todo el país y se jacta de tener el poder para afectar el normal funcionamiento de hospitales y de 830 municipios en los que tiene representación. Su secretario general a nivel nacional es Hugo "Cachorro" Godoy, cuyo mandato vence el año que viene y que en agosto próximo buscará quedar como líder de la CTA Autónoma.

Los principales cambios:

Paridad de género: Para reconocer el protagonismo militante de las compañeras, se establece la paridad del 50% en las direcciones de Seccionales, Consejos Directivos Provinciales, Consejo Directivo de la Ciudad de Buenos Aires, y Consejo Directivo Nacional. Además, la fórmula de la Secretaría General y de la Secretaría Adjunta en todos los niveles deberá ser ocupada por un varón y una mujer.

- Más participación: Se incorpora a los jubilados y las jubiladas a los órganos de conducción, con voz y voto.

- Más territorialización y federalismo: Para poner al sindicato cada vez más cerca de las y los afiliados se propicia la creación de Seccionales. Para ello, el CDN destinará el 20% de su participación en la cuota sindical a los Consejos Directivos Provinciales.

- El Consejo Directivo de la Ciudad de Buenos Aires tendrá como órgano máximo un Congreso como el resto de las provincias, en reemplazo de la Asamblea General.

- Democracia sindical: Para los cargos de Secretario/a General –del CDN, de los CDPs, del CD de Ciudad de Buenos Aires y de las Seccionales- se limita la posibilidad de reelección a dos mandatos consecutivos.

- Se establece la paridad y alternancia en los cargos deliberativos.

- El Secretariado Nacional incorpora tres Secretarías: La de Convenios Colectivos, la de Derechos Humanos, y la de Género y Diversidad.

- Incorpora la responsabilidad del Consejo Directivo Nacional en la organización de los trabajadores y trabajadoras nacionales.

“Quienes conducimos ATE llevamos sobre nuestras espaldas la enorme responsabilidad de conducir a una organizaciónón que está a punto de cumplir 100 años –en el 2025-, pero también tenemos la responsabilidad de darle continuidad particularmente al nuevo tiempo que inauguramos en nuestro gremio a partir de su recuperación en 1984, tras la dictadura. Nuestra ATE ha sido, y sigue siendo, una referencia de todo el movimiento de la clase trabajadora en el país, en la perspectiva de la libertad y de la democracia sindical”, expresó Godoy, en un comunicado.

Por su parte, el secretario adjunto nacional de ATE, Rodolfo Aguiar, expresó en su cuenta de Twitter: “Si crecemos, tenemos más poder. Cuando cumplamos el primer siglo de vida, tenemos que ser medio millón de afiliados. En el Estado, somos el proyecto nacional que nació en 1925 y sigue luchando para liberar la Nación”.

Tweet de Rodolfo Aguiar