A partir de este miércoles, comenzó a regir el nuevo piso del Impuesto a las Ganancias a la cuarta categoría, que alcanza a los salarios de los trabajadores en relación de dependencia y alcanza a los $ 280.792 mensuales, un 24,3% más que los $ 225.937 vigentes hasta ayer.

Es la concreción de la decisión dada a conocer el viernes pasado, tras una reunión encabezada por el presidente Alberto Fernández en la Casa de Gobierno, por el ministro de Economía, Martín Guzmán, en una conferencia de prensa compartida en la explanada de la Casa de Gobierno con el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y el cosecretario de la CGT, Héctor Daer.

La elevación del piso del Impuesto a las Ganancias es "una decisión importante para seguir recuperando el ingreso de nuestro pueblo", resaltó luego a través de la red social Twitter el presidente Alberto Fernández, quien destacó que "de 2019 a hoy, logramos eximir del tributo a 1.200.000 trabajadoras y trabajadores".

Tweet de Alberto Fernández

En el marco de ese contacto con la prensa posterior a la reunión en la Casa Rosada, Massa había confirmado además que quedará excluido del pago del impuesto a las Ganancias el medio aguinaldo que se percibirá junto al sueldo de junio próximo.

Por su parte, Guzmán, recordó que en la presidencia de Mauricio Macri, por la falta de actualización del mínimo no imponible, "más de 2.100.000 personas pasaron a tributar Ganancias", pero que en 2021 "con un trabajo muy importante del diputado Massa y del Gobierno nacional se pudo redefinir la situación".

En tanto Daer dijo que "la recuperación del salario tiene que ser el objetivo que se mantenga para tener un circulo virtuoso que genere mayor trabajo, mayor consumo y mejor calidad de vida de los argentinos". "Que este paso que damos nos permita a los trabajadores que, con el incremento de paritarias, no se termine tributando al Estado ese aumento de salario", manifestó.

Un pedido de Sergio Massa

La medida se da luego de darse a conocer una carta con un pedido en ese sentido que Massa le envió a Guzmán. Allí solicitó que la medida se implemente antes del pago del medio aguinaldo el mes próximo, con el objetivo de beneficiar a los trabajadores y jubilados que quedaron alcanzados por el impuesto por las actualizaciones salariales.

El líder del Frente Renovador explicó que, a febrero de 2022, la cantidad de trabajadores y jubilados "retenidos" por el tributo era de $742.964 y dicha suma se elevó a $847.878 en mes de abril, es decir, hubo un incremento de 14% en solo dos meses.

En base a estos datos, Massa planteó que se efectivice de manera inmediata un nuevo piso actualizado de remuneración mensual para empezar a pagar el impuesto, volviendo a beneficiar a una gran cantidad de contribuyentes a nivel nacional, en función del objetivo original de la medida.