Con 66 votos a favor, cero en contra y una abstención, la Cámara Alta convirtió en ley el proyecto que exime del Impuesto a las Ganancias a los trabajadores que cobren hasta 150 mil pesos, así como también la reforma del régimen del monotributo, que propone actualizar el sistema de categorías y generar un puente con el Régimen General.

El proyecto presentado por Sergio Massa, Presidente de la Cámara de Diputados, propone que solo paguen el tributo aquellos trabajadores que perciban salarios superiores a 150 mil pesos por mes y jubilaciones superiores a ocho haberes mínimos, lo que equivale a 152.280 pesos. Con el nuevo piso, se beneficiará a alrededor de 1.267.000 personas, con lo cual quedarán exentos del pago del tributo el 93% de los trabajadores. Desde el oficialismo aseguran que la reforma tendrá un impacto fiscal de 50 millones de pesos, que se verán volcados en el consumo interno.

José Mayans, Presidente del bloque del Frente de Todos en el Senado, aseguró que “el objetivo central es comenzar a recuperar el salario”, al tiempo que recordó la promesa incumplida por la gestión anterior: “Cuando nos fuimos del gobierno en el 2015, había 1,1 millón de trabajadores que aportaban a Ganancias. Macri hizo campaña diciendo que no iban a pagar Ganancias y terminó duplicando el número, llevándolo a 2,3 millones. Con esta ley lo que queremos es corregir el duro golpe que Macri le dio al bolsillo de los trabajadores”.