“Estamos terminando de instalar las últimas máquinas. En menos de dos meses, contrataremos a 100 personas y los tenemos que entrenar”. Con esas palabras el empresario e influencer, Hugo Basilotta, informó que en breve su mítica firma de alfajores Guaymallén inaugurará una nueva planta en un predio de 4.000 metros cuadrados en la localidad de Spegazzini, partido de Ezeiza.

“Falta llegar llegar una máquina de envasado de Italia y empezamos con las pruebas fuertes. Tienen que venir técnicos italianos para la puesta a punto”, explicó días atrás Basilotta. 

En la nueva planta, prevé elaborar un millón de alfajores, para así ampliar su producción diaria de dos millones de unidades a tres, que actualmente, se concentra en la fábrica que posee en el barrio porteño de Mataderos, que ocupa media manzana. La proyección de la nueva unidad productiva es emplear, en forma directa a más de 100 personas, que se sumarán a los 220 trabajadores actuales.

El año pasado comenzaron a pensar en exportar los packs de seis alfajores a Estados Unidos, hoy se comercializan en más de seis estados. Van por el sexto envío, hacen dos envíos mensuales de 70.000 alfajores.

En la nueva planta no sólo se producirán alfajores. La familia Basilotta sueña con volver a fabricar galletitas. 

El 27 de mayo, Hugo Basilotta festejó en redes el desembarco en Italia. 

Tweet de N.Hugo Basilotta
Tweet de N.Hugo Basilotta

Lorena Basilotta, a cargo del área de Comercio Exterior contó, hace unos días: “En principio además de Italia, queremos llegar a España y Chile. Comenzamos las gestiones con Chile, me hablaron de Puerto Rico, de Israel. Tenemos un montón de propuestas, pero en esas estamos avanzadas. Me llamaron de Perú, México, Puerto Rico, entre otros”.

Mantener y multiplicar los empleos, a pesar de la pandemia

Basilotta ya había anunciado la apertura de esta nueva planta en marzo de 2020, cuando en pleno inicio de la pandemia, Paolo Rocca, CEO de Techint quiso aprovechar la situación para despedir empleados y fue recriminado públicamente por el presidente Alberto Fernández.

En contrapartida con el titular de Techint, por esos días Basilotta salió a anunciar por las redes sociales que él no iba a despedir a ningún trabajador.

En un mensaje en Twitter directamente dirigido a la cuenta del Presidente, escribió en aquella ocasión: “Tranquilo Sr presidente @alferdez, Guayma no despedirá a ninguno de nuestros 200 operarios, le pagaremos todo su salario trabajen o no y cuando se termine esta pandemia, abriremos nueva planta y tomaremos 100 más”. La pandemia no terminó, pero sí la empres tomará 100 nuevos trabajadores

"Primero están la salud y las vidas. ¡Las buenas ya van a venir", agregó en aquella oportunidad.

Una empresa familiar que no paró de crecer

Guaymallén comenzó en 1944 operando desde una panadería alquilada, desde allí se convirtió en la primera fábrica de alfajores de venta masiva de Argentina. En 1972, abrió su planta de 1.200 metros cuadrados en el barrio porteño de Mataderos. Arrancaron con 60 empleados y una producción de 180.000 alfajores diarios.

Los hacedores de este milagro son además de Basilotta, su mujer Cristina Fernández, cuyo padre Ulpiano Fernández inició la marca, quienes llevan 46 años de casados. Tienen cuatro hijos, Julieta, Lorena, Florencia y Hugo (h), el más chico, todos trabajan en la empresa. La presidenta es Cristina, don Néstor Hugo comparte la vicepresidencia con su hijo Hugo.  Lorena está a cargo del área de Comercio Exterior y es la impulsora de la salida de esta histórica marca al mundo. Julieta y Florencia forman parte del directorio.