Voz crítica dentro de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Hugo Melo, titular de la poderosa seccional de La Matanza, había pedido en marzo “paritarias cortas” para no perder contra la inflación. El tiempo le dio la razón. Ahora, el dirigente salió a exigirle a la conducción nacional del gremio que anticipe la rediscusión del acuerdo salarial -prevista para diciembre- y que se llegue a un acuerdo, al menos, acorde a la nueva pauta de suba de sueldos. 

En diálogo con Data Gremial, Melo aseguró: “La revisión se tiene que adelantar lo antes posible y el aumento debe ser como mínimo de un 45%”.

Para el dirigente, a partir de la reactivación que está teniendo el sector industrial incluso es el momento indicado “para empezar a recuperar el poder adquisitivo que se perdió en 2015-2019 cuando gobernaba Macri y al inicio de la pandemia”.

“La pandemia arrancó con las políticas económicas del macrismo. Las consecuencias acá en La Matanza fueron desastrosas: se cerraron 120 pymes y se perdieron al menos 3.000 puestos de trabajo en ese período. Ahora, en cambio, desde enero de este año se crearon 300 puestos de trabajo. Estamos contentos y vemos el futuro con optimismo. Por eso creemos que se está dando todo para empezar a recuperar terreno en el tema salarial”, explicó el secretario general de la UOM La Matanza.

El acuerdo vigente, que firmó Antonio Caló en abril fue por un 35% anual en tres tramos (abril, julio y octubre), pero con la inflación la revisión quedó lejísimos: “Hay muchos gremios que en estas semanas reajustaron el acuerdo y llegaron a un 45% anual. Incluso el propio presidente Alberto Fernández avaló públicamente esa nueva pauta salarial. Con lo cual, como piso hay que apuntar a eso, y partir de ahí buscar recuperar lo que se perdió los años anteriores”, explicó Melo.

Hugo Melo, de la UOM La Matanza: “La revisión se tiene que adelantar lo antes posible y el aumento debe ser como mínimo de un 45%”

La actualidad de la seccional

Las dificultades de los años del macrismo enlentecieron algunas obras de la UOM La Matanza, que de todas formas se continuaron. Incluso durante estos meses de pandemia hubo instalaciones del sindicato que se fortalecieron. Tal fue el caso del sanatorio de Ramos Mejía que pasó antes tenía tres respiradores y ahora cuenta con 13, y que contaba con nueve camas y ahora tiene 20. 

“Desafortunadamente, durante el macrismo tanto avance se desaceleró. Tuvimos que concentrarnos en ampliar el policlínico de Ramos Mejía, y no pudimos avanzar todo lo que queríamos con la clínica de Kilómetro 39 (Virrey del Pino). Ahora, la obra está en un 75% y esperamos poder inaugurarla lo antes posible”, describe Melo.

Por otra parte, el dirigente señala que la pandemia complicó la entrega de útiles escolares para hijos de afiliados pero que el gremio ya está trabajando para retomar a la brevedad esa habitual actividad.

También hay expectativas de empezar a retomar la importante actividad que ofrece el Centro Cultural Valentín Barros, un espacio que es un referente ineludible de la zona.

Por último, el titular de la UOM matancera destacó que “están volviendo los cursos de capacitación en las fábricas. De a poco estamos volviendo a la normalidad”, concluyó.