El pasado miércoles, los sindicatos que conforman la Corriente Federal de Trabajadores (CFT) se reunieron con Sergio Massa, Presidente de la Cámara de Diputados, y con Máximo Kirchner, Presidente del bloque del Frente de Todos, para avanzar en diversas modificaciones al proyecto que elevará el piso del Impuesto a las Ganancias.

El proyecto impulsado por Massa consiste subir el mínimo no imponible de modo que solo paguen el tributo aquellos que perciban salarios superiores a 150 mil pesos por mes y las jubilaciones superiores a ocho haberes mínimos, lo que equivale a 152.280 pesos. Con el nuevo piso, dejarían de pagar el impuesto 1.267.000 de trabajadores y jubilados.

Durante el encuentro, Sergio Palazzo, uno de los principales referentes de la CFT, planteó la necesidad de que se prevea en el proyecto que no se produzca solapamiento de salarios producto de la división entre los que pagan y los que ya no pagarán. “Sin dudas esta ley servirá para que muchos no paguen y otros tengan un alivio en lo que pagan”, afirmó.

Además, el referente también solicitó que las actualizaciones sean trimestrales, que se exima el aguinaldo, horas extras, guarderías y gastos de educación, así como también falla de caja y zona desfavorable y viáticos, entre otras cosas.

“También dejamos claro que entendemos este alivio y el esfuerzo que hace el gobierno, pero eso no significa que renunciemos a nuestro reclamo de la eliminación de dicho impuesto al trabajo”, concluyó Palazzo.

Durante el encuentro se contó con la presencia de Carlos Heller, Presidente de la Comisión de Presupuesto; Vanesa Siley, presidenta de la comisión de Trabajo; y los diputados sindicales Claudia Ormachea y Carlos Cisneros.