Con una nota enviada al secretario de políticas universitarias de la Nación, Jaime Perczyk, la Federación de Docentes de las Universidades (FEDUN) solicitó formalmente la “urgente convocatoria a la mesa de negociación salarial, a los fines de evaluar un incremento en los montos de la paritaria del corriente año teniendo en cuenta que los índices de inflación actuales han dejado atrasado el acuerdo firmado oportunamente”.

El texto lleva la firma de Daniel Ricci, secretario general de la FEDUN, y concluye reforzando la idea de la necesidad de una inminente reformulación del acuerdo, al pedir que la cita se concrete “a la máxima brevedad posible”. De esta manera, se anticiparía la fecha de revisión que había sido pautada para septiembre.

El acuerdo vigente

Los gremios universitarios habían firmado un acuerdo salarial para los 180.000 docentes universitarios con las autoridades de la cartera de Educación y la Secretaría de Políticas Educativas a principios de mayo por un 35% hasta febrero 2022, en función de la pauta inflacionaria oficial proyectada en un 29%.

Pero la aceleración inflacionaria del primer semestre impulsada por los formadores de precios motivó el pedido urgente de la FEDUN de adelantar la revisión.

Más en un contexto donde gremios de otros sectores, en función de esta realidad, comenzaron a cerrar acuerdos por encima del 40%, y esa nueva pauta salarial tuvo el guiño público del propio presidente Alberto Fernández, que volvió a expresar que “este año los salarios deben ganarle a la inflación”.

El pacto inicial contempló un aumento en seis tramos. Dos ya se pagaron: un 8% retroactivo a abril (ese mes y mayo se percibieron juntos), y un 6% en junio. Quedan pendientes el 4% de agosto, 5% de octubre, 7% de diciembre y un 5% final en febrero 2022.

Ante el nuevo panorama, lo más probable es que los gremios del sector pidan adelantar todos esos pagos y adicionar un porcentaje para alcanzar una cifra final acorde a la nueva pauta salarial.