La cementera Loma Negra pondrá a funcionar en Olavarría su nueva planta “L´Ámalí II” a fines del mes de septiembre.

La confirmación fue anunciada por el CEO de la compañía, Sergio Faifman, en el marco de una charla con periodistas en la ciudad de Olavarría. De la actividad, también participaron Lucrecia Loureiro, Directora de Legales y Asuntos Corporativos y Belén Marty, líder de Asuntos Corporativos y Sustentabilidad.

El Director Ejecutivo del Grupo Camargo Correa, informó que la nueva línea de producción significó una inversión superior a los US$ 350 millones y permitirá la creación de 120 nuevos puestos de trabajo con mano de obra local. Agregó que el 10% del personal, será cubierto por mujeres.

En cuanto a los niveles de avance de la obra, Faifman mencionó que “hace muy poco inauguramos el horno que ya está produciendo en una etapa de estabilización y estamos previendo la etapa de moliendo y despacho para fines de septiembre para tener ya la fábrica completa” dijo.

De acuerdo a las proyecciones de la empresa, estiman que la nueva planta les permitirá una “ampliación del 40% de la capacidad, son 2,7 millones de toneladas adicionales. Vamos a duplicar prácticamente nuestra capacidad” remarcó.

Según estimaron desde la cementera, habrá un desdoblamiento del evento inaugural: “Por el tema de la pandemia, estamos pensando en separar en dos actos con la presencia de autoridades nacionales, provinciales y municipales y pensar en adelante hacer una inauguración apuntada a clientes, proveedores y la comunidad.

El mercado interno y la situación de la obra pública

Los despachos de cemento del último año mostraron una mejora respecto a los indicadores del 2019 y se acercaron a las cifras del 2017, año en el que se produjo el último récord de producción.

En particular, desde Loma Negra mostraron entusiasmo por el repunte en los meses de junio y julio donde las cifras arrojaron un alza de entre el 6% y 7% respecto al mismo periodo de 2019.

“El año empezó bien. Ya los últimos dos meses tuvimos un crecimiento importante con volúmenes superiores a los niveles del 2019 y nos hace ser positivos respecto al cierre del año” estimó el CEO de la compañía, Sergio Faifman.

En ese sentido, señaló que el acumulado está un “40% arriba del año pasado y estamos estimando un crecimiento cercano al 15% respecto al año pasado y eso nos ubicaría a un 10% debajo de lo que fue el récord de despachos del 2017”. 

Crece la demanda de cemento

Un indicador al que se debe prestar atención - para comprender el comportamiento del sector- son las cifras de consumo de cemento en bolsa y a granel. De acuerdo a los datos revelados por Faifman en 2019 “hubo un crecimiento muy grande en bolsa y muy poco en granel y eso tiene que ver con el tamaño de las obras”, esto es un predominio de la obra privada o de la obra pública a pequeña escala.

“Las obras grandes demoraron más en arrancar y ahora estamos viendo que ahora la bolsa logró una estabilidad respecto a lo fueron los meses de octubre y noviembre del año pasado y el granel empezó a recuperar parte de lo perdido. Pero si comparamos con el 2019 aún vemos un crecimiento de la bolsa y una caída del granel con lo cual creemos que este último puede tener un crecimiento positivo en los próximos meses” agregó en lo que podría significar un crecimiento de la obra pública. Respecto a este punto, si bien hay expectativa con el arranque de obras financiadas por el estado de mayor alcance, aún los empresarios mantienen incertidumbre acerca de si será sostenida o un movimiento reducible al periodo de la campaña electoral” concluyó el CEO de Loma Negra.