Luego de semanas de conflicto, asambleas y paros rotativos, la Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad Argentina (FATSA) llegó a un acuerdo con la Federación Argentina de Prestadores de Salud (FAPS), y pusieron fin a la negociación paritaria 2020.

Durante la reunión, las partes acordaron un aumento retroactivo al 1° de abril de entre el 15% y el 16%, de acuerdo con el convenio, con lo cual se alcanzará un 36,1% anual. De este modo, el gremio cerró la paritaria del 2020 y podrá dar comienzo a la del 2021 en 45 días.

Al respecto, Héctor Daer, líder de la filial de Buenos Aires, declaró: “Tras llevar adelante un Plan Nacional de Lucha con una alta participación de trabajadores de Sanidad alrededor del país, hemos alcanzado un acuerdo por la recomposición salarial correspondiente a la cláusula de revisión 2020. Este es un logro colectivo”.

De este modo, y al haber alcanzado un entendimiento, se disipa la posibilidad de que el gremio de Sanidad retome el plan de lucha que inició hace unas semanas, que incluyó asambleas informativas en los lugares de trabajo y paros rotativos en las distintas prestadoras de salud.