Luego de que el Ministerio de Trabajo dictara la conciliación obligatoria en el conflicto entre Walmart y el Sindicato de Camioneros, el conflicto se agravó ya que ambas partes se mantuvieron firmes en sus pedidos. Ante este panorama, la cartera que dirige Claudio Moroni extendió la medida una semana más.

Cabe mencionar que el conflicto entre el gremio y la empresa se desarrolla en el Centro de Distribución de la localidad bonaerense de Moreno, que abastece a sus 92 sucursales. El reclamo que hace el gremio consiste en que, ante el cambio de empleador, los trabajadores dependientes de la firma Walmart -quienes serán traspasados a un nuevo grupo empresario- reciban las correspondientes indemnizaciones, manteniendo su antigüedad a los efectos remuneratorios y demás derechos laborales adquiridos.

Por su parte, la empresa perteneciente a Francisco De Narváez se opone, ya que considera que no hay ningún marco legal que justifique esa práctica, y acusa al gremio por un supuesto desabastecimiento sufrido en los supermercados.

En una solicitada publicada por Hugo Moyano, se destaca en que la cesión de operaciones de Walmart SRL a Dorinka SRL (Grupo De Narváez), implica un estado de “incertidumbre” para los trabajadores, ya que Dorinka tiene poca experiencia en el rubro y “los trabajadores tienen el derecho de prestar su conformidad por escrito en cuanto a la continuidad laboral”, tal como lo afirma la Ley de Contrato de Trabajo. De este modo, el dirigente exige el traspaso de la firma nueva ante el Ministerio de Trabajo, para que se garanticen la indemnización y los aportes jubilatorios de cada trabajador.