La Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) realizó ayer una nueva jornada de protesta en la Ciudad de Buenos Aires para manifestar su rechazo al retorno a las clases presenciales que dispuso la administración de Horacio Rodríguez Larreta, Jefe de Gobierno porteño. Por su parte, la Asociación de Docentes de Enseñanza Media y Superior (Ademys) convocó a un paro de 48 horas para mañana y el viernes.

Mediante un comunicado oficial, la UTE, dirigida por Angélica Graciano, informó que las nuevas jornadas de lucha “por la salud y la vida” comenzaron ayer y continuarán hasta el lunes 14, al tiempo que se señaló que, con el objetivo de exigir el pase inmediato a la virtualidad, se llevará adelante "la retención de servicios a esa presencialidad y se mantendrá el vínculo pedagógico a distancia en los lugares en los que haya pase a la virtualidad".

Horacio Rodríguez Larreta decidió no respetar las políticas sanitarias vigentes y mantener la presencialidad en las escuelas, por lo que la UTE continuará esta semana las jornadas de lucha por la salud y la vida hasta el próximo lunes 14”, agregaron desde UTE.

Durante la jornada de protesta del día de ayer, el gremio hizo un homenaje a docentes y auxiliares fallecidos por Coronavirus, con la presencia de sus familiares y los estudiantes. En ese marco, también se realizaron semaforazos, caravanas y radios abiertas, ya que “el gremio no será cómplice del negacionismo del Ejecutivo metropolitano, que expone de forma directa a la comunidad educativa al contagio y a la muerte”, dispararon los docentes.

En esa línea, la UTE acusó a Soledad Acuña, Ministra de Educación porteña, de "ocultar la realidad cotidiana de las escuelas" y de "negar el derecho a la educación a más del 80 por ciento de los estudiantes que cuidan su salud".

Por su parte, Ademys convocó a un nuevo paro de 48 horas para el jueves y viernes próximos en rechazo a la presencialidad escolar. Cabe destacar que ambos gremios reclaman "un urgente plan de vacunación para la totalidad de la población, la entrega de dispositivos y conectividad gratuita", y exigieron dispensas por razones de salud o cuidado de menores o convivientes con grupos de riesgo.