Esta semana, la seccional Oeste de los ferroviarios que lidera Rubén “Pollo” Sobrero llevó adelante un paro de 24 horas en los trenes de la línea Sarmiento, pero solo provocó algunas demoras en el servicio, pero no llegó a detenerlo tras el rechazo de los trabajadores a una medida de fuerza que consideraron no cumplía con los requisitos.

Es que el paro de 24 horas en el tren Sarmiento, que transporta unas 150 mil personas por día, que encabezó Pollo Sobrero fue para exigir que continúen los protocolos COVID-19, que incluyen el aislamiento por contacto estrecho, una medida que ya se dejó sin efecto en la mayoría de las actividades económicas y administrativas, incluso las que dependen del Estado.

“La salud de los trabajadores no se negocia”, lanzaba Sobrero, referente sindical de ese ramal en su cuenta de Twitter para anunciar la medida de fuerza que inmediatamente fue desestimada por la conducción nacional de la Unión Ferroviaria (UF), que advirtió que el intento de Sobrero no cursó las instancias gremiales necesarias para ser oficializada.

En ese sentido fue el propio Sergio Sasia, jefe nacional de los ferroviarios, salió a cruzar al intento fallido de protesta.

“La realización de cualquier medida de acción directa general o parcial dentro del ámbito de representación de la Unión Ferroviaria es una facultad exclusiva del Secretariado Nacional de Unión Ferroviaria, en un todo de conformidad con las normas estatutarias que rigen a esta organización sindical”, señaló el dirigente.

Del Instagram de uf.lineasarmiento_oficial

¿Con los días contados?

En este marco, desde el oficialismo de la UF cada vez con mayor frecuencia se viene manifestando el malestar por la falta de conducción de Sobrero y avanzan con un plan para para retomar el control de la seccional.

En este sentido, le dieron respaldo a la dirigente Marisol Hermoso, directiva nacional en el Ferrocarril Sarmiento, quien junto a Carlos Fernández, referente del sector y guardatren de la línea, explicaron que la medida de fuerza fue inconsulta y no cumplía con los requisitos para llevar adelante un paro.

De esta manera por primera vez, el oficialismo de la Unión Ferroviaria logró impedir el impacto del paro y redujo al mínimo la medida de fuerza lanzada por Sobrero, que provocó algunas demoras durante la mañana, ya que los maquinistas tampoco acompañaron al dirigente del Polo Obrero.

Maturano le soltó la mano a Sobrero

El secretario general del Sindicato de Conductores de Trenes La Fraternidad, Omar Maturano, que agrupa a los maquinistas de trenes, se había comprometido con Pollo Sobrero y le garantizó su respaldo para disputarte el poder la conducción de la Unión Ferroviaria a Sergio Sasia, ahora se distanció y le soltó la mano. Tras el paro, remarcó que, gracias al accionar de su gremio, los trenes de la línea Sarmiento funcionaron a pesar de la convocatoria a la medida de fuerza de Sobrero.

“Nosotros no estamos de paro. Los trenes circulan porque ‘los fraternales’ tomamos servicio y somos los que garantizamos que se corran. Hoy el Sarmiento funciona gracias a la labor de nuestros afiliados”, argumentó Maturano a través de un comunicado.

Sostuvo que las medidas de fuerza anunciadas por la Unión Ferroviaria Seccional Oeste “no comprometen el accionar orgánico e institucional de La Fraternidad”, que agrupa a los maquinistas de locomotoras y trenes, y que “dirige los servicios en todas las líneas ferroviarias del país”.

Maturano mantiene un duro enfrentamiento con Sasia porque este acordó con Hugo Moyano para que presida la Confederación Argentina de Trabajadores de Transporte (CATT). Justamente Maturano buscaba manejar la CATT por eso intentó quitarle poder a Sasia apoyando a Sobrero, pero duró poco.

En este marco, también el presidente de la empresa Trenes Argentinos, Martín Marinucci, lamentó la medida de fuerza dispuesta en el ramal Sarmiento por el sector ferroviario que lidera Sobrero y aseguró que “tomarán medidas” contra los gremialistas, ya que consideran que los trabajadores no cumplieron con su tarea. “La medida de un paro la tiene que pedir el propio secretariado nacional, entonces no fue un paro legal, sino lo que hacen es no cumplir su tarea”, afirmó el funcionario.

Advirtió además que otros “no se plegaron a la medida” y trataban de operar las formaciones. De 16 formaciones, ocho estuvieron en circulación y hubo demoras en el servicio que une el barrio de Once con la localidad de Moreno. Los de la Fraternidad se presentaron todos, no fueron parte de esta decisión tomada por otro gremio”, refirió Marinucci, sobre los que responden a Rubén “Pollo” Sobrero.

De esta manera, la medida exagerada y abusiva de Sobrero dejó a la vista la crisis de liderazgo del sindicalista que pierde cada vez más autoridad. Luego de su silencio durante la gestión del macrismo, que fue reclamado por los trabajadores y su falta de respaldo por parte de la dirigencia nacional, Sobrero se convirtió en un gremialista en el ocaso de su trayectoria.