En el marco de las protestas en reclamo de un aumento salarial del 45 por ciento, la Federación de Asociaciones Trabajadores de la Sanidad Argentina (FATSA) reafirmó las medidas de fuerza y anunció un paro total durante este jueves.

Con el objetivo de "continuar con el Plan de Lucha", se realizará un "Paro Nacional de Actividades de 24 horas para el día jueves 29 de julio", del que participarán "todos los trabajadores que se desempeñen en las empresas encuadradas con los Convenios Colectivos 122/75, 103/75, 107/75 y 459/06", comunicó FATSA a través de un comunicado al que tuvo acceso Data Gremial.

También ratificaron "la realización de asambleas o movilizaciones con la finalidad de exteriorizar el conflicto" queda a criterio de "los Sindicados de primer grado afiliados a esta Federación".

Tweet de Héctor Daer

Paritaria vencida y aumento trabado

En el documento, se aclara que las protestas se deben a que "las escalas salariales de los convenios colectivos se encuentran vencidas" y que "luego de largas negociaciones, no se ha podido acordar una nueva escala" en cada uno de ellos, dado que "los representantes patronales se han negado sistemáticamente a concertar los justos aumentos salariales".


Además, se lamenta que "el Paro realizado el día 23 de julio" no haya tenido el resultado esperado, puesto que "las negociaciones continúan estancadas". Por eso, resulta "necesario insistir con las medidas de acción directa".

El pasado viernes, el personal de Sanidad cumplió con un paro de cuatro horas en reclamo de mejoras salariales, en una medida de fuerza que tuvo otro capítulo por la noche frente al Sanatorio Finochietto.

El día anterior, había vencido el plazo de la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo. La organización sindical exige a las cámaras empresarias un inmediato aumento salarial paritario del 45 por ciento sobre los básicos para los convenios colectivos asistenciales.

En la negociación de paritarias, los empresarios del sector argumentan que no están en condiciones de dar respuesta al aumento requerido hasta tanto el Gobierno actualice aranceles y cuotas de la medicina privada. Argumentan que, en medio de la pandemia y en un contexto inflacionario, no pueden afrontar los costos si no se autorizan aumentos en las prestaciones.