En el marco de una recorrida en la planta automotriz de Toyota ubicada en Zárate, Matías Kulfas, titular de la cartera de Desarrollo Productivo, aseguró que el sector se encuentra “en una fase de recuperación económica, y el empleo y la actividad se encuentran en mejores niveles que cuando asumimos”.

“Estamos por encima de los niveles de producción prepandemia, estamos 4 o 5 puntos por encima de lo que producíamos cuando iniciamos nuestro gobierno”, afirmó.

A pesar de reconocer que aún existen problemas en el panorama actual del sector, el funcionario destacó que “más del 95% de las empresas pudieron importar insumos sin inconvenientes”, al tiempo que añadió: “Se están buscando consensos con cada uno de los sectores productivos a largo de toda la cadena de valor”.

En referencia a los insumos requeridos, Kulfas admitió que “ha habido algunos problemas asociados a la pandemia, otros asociados a una economía que tiene problemas en el sector externo, no de ahora sino desde hace cuatro años. No hay un problemas generalizado”.

“Está en marcha un programa de desarrollo de proveedores locales y la idea es que los componentes locales en el caso del sector automotor alcancen un 45% de participación, como ocurre en esta planta de Toyota y la idea es poder llevarlo a otros sectores productivos”, subrayó.

En la misma sintonía, el secretario de Industria, Ariel Schale, afirmó que dicha situación tiene un estrecho vínculo con el repunte que se está evidenciando en la economía, luego del golpe de la pandemia y de los cuatro años de gestión de Mauricio Macri. “Por suerte podemos tener una tensión entre proveedores e industriales producto del crecimiento económico. Hace 18 meses atrás las industrias estaban quebradas, no tenían destino económico. Bienvenidos los problemas con algunos insumos”, afirmó.

“Esta es la Argentina del trabajo y la producción, la Argentina de la especulación se acabó”, concluyó Schale.

Por otro lado, Kulfas se refirió al impacto de los aumentos de tarifas en los costos industriales y aseguró que se está trabajando para que dichos incrementos no se trasladen a los precios, “sobre un objetivo de inflación en torno al 29%”.

Y añadió: “Se comenzó el año más arriba por toda la tensión que se produzco a fin del año pasado, por el aumento de los precios de los commodities internacionales, pero el objetivo es ir convergiendo hacia la pauta planteada por el Ministerio de Economía”.

“La Argentina necesita recuperar sus niveles de empleo y hoy el nivel de empleo en la industria es superior al que teníamos cuando empezamos el gobierno”, concluyó el Ministro de Desarrollo Productivo.