A horas de conocerse el rescate de trabajadores rurales en La Plata, víctimas de trata de personas, trascendieron detalles escalofriantes sobre cómo funcionaba el sistema represivo para que cumplan labores como esclavos en una quinta con invernáculos.

Según pudo averiguar el portal local Infocielo, la quinta AgroVíctor funciona en unas seis hectáreas en la localidad platense de Abasto, en 206 entre 436 y 448. El lugar era un verdadero campo de concentración.

El predio estaba cercado por alambres, en algunos sectores electrificados, y guardias armados custodiaban los límites de la quinta en recorridas constantes y vigilancias desde garitas.

Dentro de la quinta, unas 230 personas, entre adultos, jóvenes y niños, oriundos de la provincia de Corrientes y de los países de Paraguay y Bolivia, habían sido traídos engañados con una oferta laboral.

Algunos de los victimarios detenidos por la policía
Algunos de los victimarios detenidos por la policía

Al llegar, tuvieron que trabajar en el sembrado y cosecha en invernáculos de tomates y morrones, con una paga de 12 pesos la hora, pero con la gravedad de que no los dejaban salir de la quinta y las compras las tenían que hacer en un almacén y kiosco que funcionaban en el predio.

“Los valores de las mercaderías eran más altos de lo que podían pagar, por lo que casi todos se endeudaron, fortaleciéndose así el sistema de cautividad”, explicó un vocero de la causa.

Trata de personas en La Plata: encontraron más víctimas en la quinta del horror que funcionaba como un campo de concentración

Escapar de una red de trata de personas

Para que esta causa de trata de personas y privación ilegal de la libertad trascendiera, fue clave la fuga del lugar que efectuaron de manera riesgosa doce jóvenes.

Para escapar, los jóvenes se sumergieron en un arroyo de dos metros de ancho, cortaron el alambrado perimetral y sigilosamente, como si escaparan de una cárcel de máxima seguridad, lograron escabullirse de los guardias armados hasta llegar a la ruta 36 y pedir ayuda.

Anoche se informó que fueron detenidos dos hombres de 63 y 39 años, a los que se sumaron luego de otros allanamientos dos guardias con los alias de "El Flaco" y "El DJ", ambos acusados por las víctimas de ser muy violentos, y cuatro capataces o encargados de los agricultores.

El hecho es investigado por la UFI N ° 5 del fiscal Juan Menucci y efectivos de la Policía Departamental La Plata y de la Dirección del Crimen Organizado avanzan con las pesquisas.

El gobierno bonaerense ya trabaja para asistir a las casi 230 personas rescatadas de la Quinta AgroVíctor.

Trata de personas en La Plata: encontraron más víctimas en la quinta del horror que funcionaba como un campo de concentración

Cómo se descubrió

Todo salió a la luz cuando algunos de los jóvenes lograron escapar de la Quinta de Víctor, a pesar de que el predio contaba con un cerco perimetral electrificado y guardias armados en garitas.

Los efectivos policiales tomaron conocimiento de la situación debido a llamados al 911 que indican que dos grupos de jóvenes corrían por la ruta 36, ​​unos en dirección a La Plata y otros hacia Berazategui, perseguidos por sus captores.

En esas circunstancias policías de la comisaría Séptima rescataron a doce jóvenes, once varones y una mujer, de entre 18 y 23 años, cuando eran perseguidos por sus captores, y detuvieron a dos hombres de 39 y 63 años, el primero de ellos de nacionalidad paraguaya.

Los damnificados denunciaron que han sido engañados y traídos desde la ciudad de Goya con la promesa de un trabajo digno y un buen salario, pero al llegar fueron obligados a vivir en condiciones de esclavitud y privados de la libertad, y que en la Quinta, de más de 40 hectáreas, había unas 50 familias que sufrían las mismas condiciones.

De acuerdo a los dichos de las víctimas, doce de ellas dormían juntos en un cuarto con solo cinco colchones y un solo inodoro, y que eran amenazados por sus captores para no escapar del lugar.

En el hecho tomado intervención la UFI N ° 5 del fiscal Juan Menucci, desde donde se iniciaron actuaciones por trata de personas y privación ilegal de la libertad.

En la quinta se presentó el fiscal y el jefe de la Departamental Policial de La Plata, Diego Galarza, además de otros jefes policiales y personal de la Dirección de Asistencia a las Víctimas.

Además, trabajaron personal del Ministerio de Salud y del Ministerio de Trabajo, que a su vez recibió el apoyo del grupo Halcón, del titular de la comisaría Séptima y de la Dirección de Crimen Organizado.

Los dos detenidos serán indagados en las próximas horas y se analiza la posible aprehensión de más involucrados en la organización criminal que captaba jóvenes en la provincia de Corrientes para someterlos a condiciones de esclavitud.